sábado, 29 de agosto de 2009

¿Por qué fallan nuestros gobernantes tan profanos e irresponsables?

¿Por qué fallan nuestros gobernantes tan profanos e irresponsables? ¿Será por eso que nuestro planeta no es un paraíso sino más bien un manicomio, un descomunal campo de concentración, una pesadilla de mala muerte, una caricatura? ¡Brr!


Dedicado a los grandes sabios y las madres virtuosas de la Humanidad, como Santa Teresa de Jesús, Madre Teresa de Calcuta, Sri Bhagavan Râmana Mahârshi, Sri Paramhânsa Râmakrishna, Lahiri Mahâsaya, Paramhânsa Yoganânda, Padre Pío, Pitágoras, Confucio, Lao Tzu. Que la Humanidad los descubra, aprenda de ellos y ellas, saque sus propias conclusiones, y se deje de tonterías, arbitrariedades y abusos. Todos y todas tenemos derecho a vivir en paz con tal que no jodamos a los demás (y no nos dejemos joder).


CONTRA NUESTROS FALSOS LÍDERES Y FALSOS PROFETAS

Sri Bhagavan Râmana Mahârshi (1879-1950). India.


He visto con mucho interés y atención, además de preocupación, la mayor parte de la Reunión de Presidentes y Cancilleres de UNASUR celebrada ayer en Bariloche y ya saqué mis conclusiones. Estas Cumbres se parecen a muchas otras Cumbres de presidentes, monarcas, jefes, líderes y/o cónclaves de cardenales celebradas en el lejano pasado, cercano pasado y presente; pero no tanto a los solemnes, francos y emotivos pow-wows como los que celebrábamos en tiempos de la Confederación Iroquesa de 5 ó 6 Naciones antes y después de que llegaran los caras pálidas a lo que hoy es Nueva Inglaterra (nuestra Constitución del Águila Calva y el Gran Pino de las Nieves sirvió de modelo e inspiración a varios de los Padres Fundadores de la Gran Nación Norteamericana; ¡qué Wakan-Tanka los tenga en Sus brazos por siempre!).


El problema con los altos jerarcas, mandatarios y políticos en general es el siguiente: no van, no se dirigen, no investigan las causas sino los efectos, los resultados, los hechos a la larga cuando incluso las causas quedaron bien atrás y se esfumaron. No se dan cuenta que, si no se atacan las causas, jamás éstas podrán ser erradicadas, eliminadas, y resueltos los efectos a veces perniciosos que produjeron y, más todavía, hasta evitar posibles desastrosas y desafortunadas causas futuras. O sea, que ciertos líderes no previenen los focos epidémicos y no se inoculan e inmunizan y de paso no protegen a sus comunidades, algo muy grave que tarde o temprano los llamará a botón y los condenará a la censura pública. Eso por un lado. Por otro lado, no ven las cosas en su integridad, integral, holística o completamente, y donde las partes, todas las partes, por más minúsculas o aparentemente insignificantes que sean, como partes esenciales de un todo, se interrelacionan e interactúan unas con otras y son importantes o lo serán en un momento u otro en un mayor o menor grado. Es lo que llamo el Efecto Verdegay y que otros conocen como el eEecto Mariposa, donde cada parte está imbuida de vida, inteligencia, animación y volición, aunque dependiendo de su grado y tenor de frecuencia, vibración y repercusión, que puede influenciar y detonar o repercutir en el Todo quién sabe cuándo y hasta qué radio de magnitud. Bueno, así funciona la Naturaleza, aunque Ud. no lo crea. Todo cuenta.


No entiendo cómo se puede ser un buen político y traer felicidad, alegría, armonía, paz, seguridad, prosperidad y avance a su pueblo, país, región y mundo sin ir al grano, sin convertirse en un filósofo, psicólogo, psicoanalista, parapsicólogo, cirujano experto, en un buen y aplicado doctor del alma, del espíritu y del cuerpo, que sabe, entiende y siente que nuestra sociedad no está bien sino enferma, muy enferma, y necesita con urgencia curar y salvarse. Estas cualidades –las del educador, médico y filósofo- no se hallan en la gran mayoría de nuestros gobernantes, líderes y representantes, demasiado enfrascados en sus delirios y obsesiones e ignorantes de los graves y reales problemas a nivel ecológico y planetario, a causa de lo cual a la Humanidad le ha sido imposible ir solucionando sus problemas, conflictos, crisis y revuelos, que van de lo económico, financiero e industrial, a lo social, tecnológico, educativo y cultural. ¿Por qué no ver que hambre, sed, desempleo, subdesarrollo, miseria y carestía, narcoadicción, narcotráfico, narcoterrorismo, terrorismo, criminalidad, delincuencia, suciedad, mala salud, analfabetismo, falta de educación e instrucción, son efectos y productos y no causas y razones? ¿Por qué no entender que tan imperialista es la dirigencia norteamericana como la castrista, chavista, senderoluminosista, norcoreana, maoista, ad infinitum y ad nauseam? ¿Por qué siempre hacer creer que los demás –los “otros” son el infierno y la náusea, decían los existencialistas franceses- son culpables, malvados, nuestros enemigos a muerte a los que hay que destruir a como dé lugar, con los armamentos que podamos comprar, como bombas, balas de racimo, minas anti-personas, fusiles, ametralladoras, cohetes, tanques, aviones caza, dinamita, puñales, bacterias, ácido muriático, TNT, y cuanta cosa envenene, vuelva trizas, asole y degrade? Todas las naciones del planeta tienen soldados, policías, espías, cuerpos de inteligencia y cuanta maldad mortífera se le ocurra a algunos y algunas y cuyo fin es no sólo defenderse de los demás sino de ser necesario volar del planeta al enemigo o adversario. Pienso que una gran parte de nuestros gobernantes y pseudo-representantes o malos voceros son unos locos de atar y embusteros de película, no son francos ni auténticos, tienen agendas ocultas, son hipócritas e ignorantes, están obsesionados a causa de unos egos sin control, hablan y hablan hasta por los codos y en líneas generales poco les interesa el bienestar, las buenas costumbres, los buenos modales, la solidaridad entre los pueblos, el amor, la belleza, la paz, el libre comercio y el libre acceso a los Derechos Inalienables del Hombre y de la Mujer, tal como lo propusieron los grandes y notables Jean-Jacques Rousseau, Thomas Jefferson, Henry David Thoreau. Lamentablemente los políticos caen en el inveterado vicio y abuso de jugar con la vida de los demás porque se creen omnipotentes, infalibles e intocables, y se olvidan de sus promesas lanzadas a los cuatro vientos cuando buscaban el puesto, la silla presidencial, la gloria y el dinero en los negocios sellados desde las alturas de su poder pasajero. Por eso, a la larga, resultan tan contradictorios y amnésicos y no se les puede ni debe tomar en serio.


Sin embargo, la naturaleza humana es perfectible cuando se le ataja a tiempo. Si los políticos y gobernantes en general pudieran ser más sinceros, menos arrogantes y vanidosos, y se acercaran con más objetividad, candor, ojo crítico, eficacia, pureza y transparencia a los graves problemas planetarios que nos acechan a todos y todas y los encararan globalmente, dejando atrás nacionalismos estúpidos, infantiles y desfasados, creyeran más en la unión y la cooperación –el idóneo sistema de libertades y confederaciones a escala planetaria- y fueran más compasivos y cariñosos, podríamos vencer muchos escollos y entuertos y alcanzaríamos una paz duradera y creativa, la hermandad entre los pueblos y un progreso que nos catapultaría a la Era Super Cuántica y Psiónica o Cósmica. En conclusión, nuestros voceros y representantes públicos deben amar más y respetar más sus deberes y obligaciones, ser más respetuosos y serios para con quienes depositaron en ellos esperanzas, sueños e ideales, trabajar más y hablar menos. Mas insisto: si los políticos no tienen buenas intenciones y ven claro lo que tienen por delante dificilmente cruzaremos el Rubicón de la Ignorancia, Mala Fé, Oscuridad, Afrenta, Confusión y Discordia, pues los líderes, capitanes, guías, maestros, profesores y amas de casa que nos encandilan, orientan, saludan, emocionan y quieren mucho todavía son útiles y necesarios. Los liderazgos que nos motivan e impulsan a tambor batiente son imprescindibles. ¡Que nazcan y vengan al mundo millones de seres de luz de cristal de cuarzo multicolor! ¡Om Shanti Om!


Arco iris de cristales en forma de obeliskos o ÂKHS. ÂKS del sistema solar de Âkliris. Fuente desconocida.


Mientras más buscas, menos encuentras. Párate y ve a tu alrededor. Estás en el centro de tu centro. Déjate ir, déjate conducir por aquello que está dentro de ti. Si lo sueltas, lo verás. Al inicio lo verás medio velado, encubierto, medio tapado por un pedazo de tela blanca. Pero a medida que te fijes en él sin torcer la vista, fijamente, se te irá aclarando, verás su figura más y más nítidamente, hasta que resalte toda su figura y de repente comenzará a verte fijamente y te hablará de tú a tú. Entonces sabrás y sentirás que el íntimo de tu Yo Interior te va a tomar de la mano y que vas a dejar atrás todos tus cuerpos anteriores, muchos de tus deseos, mucha cosa que ya no te va a hacer falta. Sabrás que lo que querías buscar y conseguir a como diera lugar vino hasta ti y te alcanzó de la mano. El camino a la luz y a la verdad ulterior son así: llegan cuando menos lo esperamos pero eso es porque debemos pacientar, cumplir con ciertos requisitos y principios básicos, para que los tesoros que tenemos por dentro salgan de sus escondites y se nos revelen en todo su esplendor. Si los hombres y las mujeres buscaran mejor lo que realmente importa, verían y entenderían que lo mejor en ellos y ellas yace en su mundo íntimo, sagrado, inviolable, que Dios no los desampara, está siempre atento a sus necesidades más íntimas, que la paz, la alegría, la más intensa felicidad y la fortaleza más grande y crecida está esperándolos, medio tapada, igual a una lámpara de aceite, que sólo necesita ser activada para que irradie su luz cultivada. ¡Fuera la tiranía! ¡Viva la libertad! ¡Viva el progreso! ¡Om Shanti Om!


Caracas, sábado, 29 de agosto del 2009

Marchas a la cárcel. Caricatura de Pam-chito. Diario Notitarde. Fuente: www.notitarde.com.





martes, 25 de agosto de 2009

El Calendario Gregoriano es incorrecto. Está mal calculado. Jesús no nació en el Año Cero. 2009 no es 2009. Pero el Sol sigue siendo Sol. (3)

Moneda de Constantino el Grande. Colección Molnar. El Sol Invictus, cual Apolo, Dios de la Luz Invencible y Eterna, sosteniendo el globo terrestre en calidad de soberano del mundo. Esta misma idea fue luego copiada por entero por la iconografía y el ideario cristianos y forma parte de la Tradición Ancestral Universal en donde el Señor Todopoderoso o Pantócrator reina de un modo absoluto sobre los mundos y las esferas. De esta manera, copiando una vieja fórmula celestial, surgió el derecho divino monárquico en Occidente, el cual es correcto en esencia, pero que ha resultado ser un desastre incontables veces en Occidente y en Oriente. ¿Por qué? Porque el derecho divino reposa sobre la Iniciación a los Misterios Mayores. El monarca debe ser un Alto Iniciado o una Alta Iniciada; de lo contrario, será un tirano, demonio, demagogo o déspota. Apolo y Venus deben reinar en su alma y corazón. Ostium sum.

La celebración del Sol Invictus festejaba la culminación de los 3 días y pico necesarios tras el solsticio de invierno (entierro del Sol) para que el Sol (Cristo, en este caso) comience a emerger (Resurrección o Renacimiento) desde el seno de la tierra negra (Virgen, Madre Tierra, en estado de reposo estacional) luego de haber perdido y recortado gradualmente su brillo semestral (a partir del solsticio de verano) y morir, simbólica y físicamente, la noche del 21 de diciembre de cada año, hora del solsticio de invierno en el hemisferio boreal, cuando el día del año es más corto y sombrío. Todos estos eventos simbólico-mágico-biológicos tienen sus correspondencias astrales y por eso durante milenios la compleja y surrealista tradición teofánica, hierofánica y teosófica ha perdurado intacta a pesar de las mutilaciones que se le han querido endilgar. Esto lo sabían los iniciados soberanos magos-guerreros de la Luz de las Escuelas de Sabiduría (Cinturón de Orión-Sirius) durante la época precristiana y primitiva y por eso se preparó la historia evangélica apócrifa y se coló el Apocalipsis de Juan porque era necesario abrir un nuevo Portal o Merkaba en Oriente Próximo que con el tiempo irradiara su fulgencia a todas partes del planeta y durante todo el tiempo que fuera necesario (hasta hoy). La formación del cristianismo y luego de la Orden de Nuestra Señora de Sión, la Orden de los Caballeros Templarios, la Orden Rosa-Cruz y la Francmasonería tenían como fin sacralizar el planeta, imbuirlo de nuevas energías y propósitos, para que eventualmente el cristianismo, el budismo, el taoismo, el confucionismo, el sufismo, el hinduismo, el mazdeismo, y los demás ismos terminaran fusionándose y formaran un cuerpo homogéneo de luz con creencias universales, apocalípticas y metafísicas que trascendiera los paradigmas anacrónicos. Esta era la intención esotérica, gnóstica, fundamental, real, profética y visionaria del cristianismo, en el momento de su concepción y creación astronómica-mítica-poética-metafórica-alegórica-electrónica en los años 7-6 a. de C., que a pesar de que fracasó o fue parada salvaje e intempestivamente en ciertos momentos, como cuando la cruzada albigense o cátara, hoy, igual a la leyenda del ave Fénix, emerge de las cenizas como por arte de magia y de un modo inusitado, fantástico, para que los humanos puedan seguir ascendiendo y evolucionando y dejen atrás su largo pasado bestial e infrahumano, su esclavitud a manos de falsos dioses y diosas, nazis por excelencia, como su aislamiento intersideral y galáctico.


Aries. El Carnero y la Estrella del Mesías. Colección Molnar. Interesante secuencia sinóptica, astronómica y simbólica. Pauta de los eventos claves durante el año 6 a. de C., que según Michael Molnar produjeron el nacimiento del Cristo Jesús o, precisado con exactitud matemática, del movimiento mesiánico y profético del Cristo Cósmico en que se convertiría ultimadamente el cristianismo suplantando y fusionando varias dicotomías, entre ellas la dionisíaco-apolínea, la intransigente sucesión fenoménica hebrea y la interminable sucesión fenoménica egipcia y fenicia. El cristianismo es la antesala para una síntesis de milenios de creencias y cultos rivales y hace del Amor, la Luz, el Perdón, la Compasión y la Reunión los nuevos caminos al Ser Planetario que Joachim de Floris preanunció y el cual florecerá próximamente luego del Juicio Final y la Remisión de los Pecados, todas consecuencias miliunochescas de ignominiosos y falsos Protocolos de Sión y Shirãz.


Recapitulando, pienso entonces que los eventos que prefiguraron y determinaron las causas para el nacimiento del cristianismo o mesianismos de Juan y Jesús fueron principalmente las apariciones de varios cometas, entre ellos el de Halley en el año 12 a. de C., y las tres conjunciones de Júpiter-Saturno en mayo/ junio, septiembre/octubre y diciembre en el año 7 a. de C., acaecidas todas en tiempos del poderoso emperador romano César Augusto cuya gran capital, Roma, sirvió de nido a la religión más universal de todas que propició las más grandes contradicciones espirituales, éticas, políticas, sociales, artísticas, científicas, industriales y tecnológicas. Las Escuelas de Sabiduría debieron tomar nota de estos acontecimientos históricos, planetarios, meteóricos bastante poco frecuentes porque algunos ocurrieron en un solo año y otros en pocos años. Pero para que “naciera”, “brotara”, “germinara” un gran movimiento así, evangelizador, eucarístico, epifánico, profético, idealista, y sobre todo visionario y electrónico, que pudiera ser constatado y confirmado por 3 Reyes Magos Iniciados, en sincronía y bajo el espectro y link con la Nebulosa de Orión y el Cinturón del Cazador, Uru-anna, y el fiel Can Mayor, y con el patrocinio de la real constelación de Aries, en donde, según mis estudios, a 00º00’00” se encuentra el Grado del Mesías, era necesario que terminara de suceder la tercera –en diciembre- de la tres conjunciones en la constelación de Piscis y pasara Marte, co-regente de Aries, cerca a comienzos del año siguiente. Ergo, resumiendo, pienso que el “nacimiento” de los dos primos profetas, Juan, primero, y luego, Jesús, ambos muy influenciados por el antiguo saber atlante, egipcio, budista e hindú, materializando los Dos Peces del signo de Piscis, debió tener lugar en el año 6 a. de C. Asimismo, la ocultación en el Este de Júpiter por la Luna el 17 de abril de ese año fue un evento que precipitó más todavía lo que estaba despuntando en el Levante y que diferentes pueblos, como los chinos y coreanos, relacionaron con el brillo y el movimiento de varios cometas y, porqué no, de alguna que otra nave extraterrestre que podía cambiar su curso y estacionarse. Además, Johannes Kepler, en 1614, descubrió la explosión de una nova en el pie de Serpentarius. Pienso que posiblemente esta supernova tuvo que ver con el magno evento y la confluencia de ciertas y específicas energías concordantes y convergentes porque hasta ahora los cartógrafos no han descubierto y apuntado otras supernovas recientes que nos hayan podido impactar electromagnéticamente.


Para entender lo que encierra el misterio de los Dos Peces del movimiento mesiánico que fueron los untados Juan Bautista y Jesús hay que interpretar correctamente el ideoglifo astrológico y astronómico. De los dos enviados o misioneros Juan fue el público, el exotérico, el recalcitrante, mientras que Jesús fue el supersecreto o esotérico, el dulce y variable, y por eso no se sabe prácticamente nada de él y las historias que los Evangelios reportan son casi todos cuentos de camino, puras fantasías, inconexas extrapolaciones mediterráneas cargadas de misticismo, alucinaciones y exagerado fanatismo. Pero eso era exactamente lo que querían las Escuelas de Sabiduría para que el mensaje uraniano-neptuniano-plutoniano-persefoniano-venusino se difundiera y fuera universal en el sentido que tiene el término griego katholikos. El cometido se logró y yo diría que, como todo movimiento inspirado, idealista, visionario, holístico y milenarista, pavimentó el raudo camino autopístico para que pudiéramos abordar el siguiente escalón: la Venida del Cristo Maitreya que vendrá a fumigar, sacar la maleza y pisotear los oscuros y dementes virus y microbios de la mente, el corazón, el alma y el cuerpo de la Tierra, juzgar a los vivos y a los muertos y redimir a los encarcelados y condenados al destierro, con el fin de presentar a la Nueva Humanidad un Nuevo Paraíso Terrenal con lo cual se cerrará un kalpa más, uno de los más oprobiosos y tenebrosos que han habido. Si contamos que un kalpa común y corriente o término medio dura aproximadamente 16 millones de años entonces el kalpa que cerrará pronto coincide con la lluvia de un meteorito o de varios meteoritos que parece cayeron de la zona de Orión y cuyos fragmentos son las vidriosas y verde oscuras moldavitas y negras y grisientas tektitas. ¡Nos vamos a deslastrar y eso será gracias a buena parte de quienes en el pasado se sacrificaron para bien de futuras generaciones!


Por último, no entiendo a los astrólogos y esoteristas que se confunden en cuanto a cuál es la vibración astral que exhala o emana de Israel y del pueblo hebreo en su totalidad. Para mí es incontestable: Aries rige a Israel y Palestina y los astros son Sol, Marte y Plutón. Pero también los domina Géminis, especialmente a partir de Abrahán, pues basta leer la laberíntica historia de estas dos naciones hermanas para comprobar cuán cerca han estado de destruirse y exaltarse una y otra vez una a otra. Así que apoyo la intuición e investigación de Michael R. Molnar respecto a la ocultación de Júpiter por la Luna (ver la ilustración, sacada de su libro, The Star of Bethlehem: The Legacy of the Magi). Cuando Júpiter y Saturno entraron en Aries el Mesías de los judíos había nacido ya. En Aries radica la exaltación del Sol y la caída de Saturno y los dos son enemigos, opuestos, contrarios, pues uno aspira a la gloria y el otro, desea pasar inadvertido, y no debería extrañar cuán cuesta arriba le ha resultado al pueblo judío como al pueblo palestino alcanzar el estrellato, la gloria, la supremacía, la liberación y la admiración. Como Saturno es dolor, aflicción, enfermedad, muerte, soledad, resistencia, gobierna las artes y las ciencias ocultas y concretas, se entiende su pasión por las matemáticas, la ingeniería y los hechos materiales y tangibles, pero también su gusto por la abstracción, la especulación, la contemplación y la meditación. La Kabbalah, el Zohar, la Torá, el Talmud, se ocupan de esoterismo y los hebreos en general son muy conservadores, tradicionalistas, sectarios y religiosos, igual que los palestinos, árabes y musulmanes, y entonces ¡quién negará la profundidad, la elevación, la gracia, el lirismo y la imaginación de algunos filósofos, místicos sufíes, escritores y sabios de la lengua árabe que nos han embelesado con su profundo y decorativo pensamiento tan caligráfico como imginativo y fantástico, qué esplendor, qué preciosidad, qué éxtasis! Ya que ningún pueblo está exento de contras y pesares eso vuelve necesario y saludable la interrelación entre países, razas, mentes, corazones. El problema palestino-israelí me recuerda el problema del cerebro humano, nuestra asombrosa central bipolar. Tenemos dos hemisferios cerebrales completamente distintos y ambos son absolutamente necesarios e indispensables para que funcionemos. Lo que sucede en el hemisferio austral terrestre sigue una pauta igual que la del lóbulo izquierdo del cerebro pero con 6 meses de diferencia respecto al otro hemisferio, el boreal, además nuestro eje alrededor del cual damos vueltas está inclinado en 23 grados y pico y por si fuera poco giramos también alrededor del Sol. ¡Giros más giros derviches! Nuestros lóbulos hemisféricos cerebrales corresponden a este esquema geocósmico, cada uno tiene funciones, ritmos y particularidades únicas y diferentes; pero el fin es emparejarlos lo más posible uno con otro para que las ideas, las emociones, los sentimientos, la parte motora, la líbido y el psiquismo estén bien y en armonía. Lo ideal es que ambos hemisferios trabajen juntos y coordinamente. Eso mismo deben hacer palestinos e israelíes porque sino desaparecerán e igual deben hacer todos los habitantes sobre la Tierra. Mediante la paz y la armonía habrá más evolución, prosperidad y sabiduría, y nuestras órbitas y rotaciones serán más fluidas y mucho más certeras.


Caracas, escrito durante varios días de la semana pasada y la presente, bajo luces franciscanas, recordando todo lo que amé, padecí, defendí y recordé en Assisi y que hoy me sirve para dar testimonio del legado verdaderamente cristiano y crístico.

El Calendario Gregoriano es incorrecto. Está mal calculado. Jesús no nació en el Año Cero. 2009 no es 2009. Pero el Sol sigue siendo Sol. (2)


Denario, moneda de plata. Colección Molnar. Emisión del emperador romano César Augusto para conmemorar la aparición del cometa Divus Iulius, Divino Julius (en honor a Julio César).


“Roman emperors encouraged the belief that the souls of their dead predecessors had become stars in the heavens. They gave the title ‘divus’ (meaning ‘divine’) to the deceased emperors and had them whorshipped in temples. In this way, the political power of the current emperor was strenghtened by the apotheosis of the former. Augustus appreciated this when a comet appeared soon after the death of Julius Caesar (44 B.C.). As Caesar’s successor, Augustus exploited the common view that Caesar’s soul had been received among the gods, and used the comet to legitimate the power of the Julian line.”

Comets, Popular Culture, and the Birth of Modern Cosmology, Newton’s Thought, Sara J. Schechner

Sin embargo, a pesar de que hay muchas lagunas en las historias de Juan y sobre todo de Jesús, pienso haber descubierto una pauta, una guía, que hasta ahora no había encontrado en ningún texto. Creo que hay una estrecha relación entre el emperador romano César Augusto “Octaviano” y los mayores exponentes del cristianismo y la revelación crística, el calendario juliano y el calendario gregoriano, Roma y Amor. Los extremos se tocan. La Historia está llena de polos opuestos que cuando se observan muy de cerca parecen tener una relación o unión en común, un hilo escarlata oculto que los empareja, acerca, repele y equilibra. Y eso creo está establecido entre el gran emperador romano, sucesor de Julio César, quien ocupó Egipto tras destruir a la sensual, astuta y culta reina Cleopatra VII, a su descendencia y pareja, el triumviro Marco Antonio. El trofeo más grande de César Augusto fue apoderarse de Alejandría que era la ciudad más rica, prominente y atractiva de toda la cuenca del mar Mediterráneo, un centro y eje cultural y cosmopolita para egipcios, cristianos y griegos. Cuando Julio César muere al poco rato vióse en el cielo, en el año 44 a. de C. un cometa que fue debidamente observado. Pero hacia el año 12 a. de C. el insigne cometa Halley cruzó también el cielo. Coincidiendo con el cometa el emperador recibió el título de Pontifex Maximus o Sumo Pontífice (una distinción que todos los Papas reciben). ¿No estarían estos eventos anunciando la venida, llegada, nacimiento, de algo muy importante pero a otro nivel, en el terreno espiritual, místico religioso y social, que hasta llevaría a Roma a alturas mayores? Asimismo, hacia el año 5 a. de C., vióse otro cometa. Pienso pues que la vida del gran César Augusto estuvo de un modo u otro, incluso en lo profano y burocrático, relacionada, conectada, con el movimiento místico-filosófico-político que eventualmente reemplazaría hasta el tono de la majestad del poder de su propio Imperio que al inicio persiguió tanto pero que al final se unió a él y de tal modo que nadie lo hubiera sospechado o imaginado entonces. No creo fortuito que el cristianismo se entronizara en Roma e irradiara desde allí con tal fuerza (al ver los tesoros del Vaticano entiendo mejor el misterioso auge que acumuló la Iglesia de Roma). Y no sólo eso: fue Egipto, por medio de su gran, espectacular y ancestral sabiduría, que ligó a Roma con Jerusalén, fueron los misterios osiríacos e isíacos que unieron a Osiris e Isis con Jesús y María Magdalena, con el Sol Invictus y Venus-Diana-Astarté. Fue la Estrella de Belén el instrumento escogido para que una conjunción de diversas energías, fenómenos celestiales, pensamientos y conocimientos cósmicos se coagularan y se vertieran en forma de gotas de sangre muy especiales en un grial o copa sagrada, hecha de un material raro y verdoso, para que a la postre se idearan y elaboraran innumerables pesebres y arbolitos de Navidad que adornarían millones y millones de hogares en todo el mundo. Esa era en el fondo la misión católica de los Papas o Sachems de Roma.


El Jesús mítico, místico-religioso, el Cristo Cósmico, nació de 8 a 6 a. de C. Eso significa que nuestro calendario gregoriano –el calendario religioso y civil popular y comúnmente usado en Occidente y otras partes que tuvieron y tienen mucho contacto con Europa y la cultura occidental- debería comenzar un mínimo de 5 años y un máximo de 7 años antes de lo estipulado oficialmente. Indudablemente, si el Vaticano y la ONU decidieran llevar a cabo la rectificación, cundiría el caos, el desconcierto y el pánico. Eso no ocurrirá, ténganlo por seguro. Solamente a raíz de un Apocalipsis a nivel planetario vendría una rectificación y algo más radical y perfecto: por lo menos un nuevo calendario solilunar y un calendario sagrado de corte cósmico. En fin, 2009 no es realmente 2009. Pero pueden estar seguros que el pico de manchas solares, para el período actual con número 24 según la NASA, viene dentro 3-4 años. Sólo que ese 2012 no se debe dintinguir, científica e históricamente, como 2012, sino como 2017 ó 2018 ó 2019. La exactitud dependerá de varios factores. Ya estamos presenciando grandes cambios. El recién gigante tsunami que asoló Indonesia, Tailandia, y costas vecinas, ocurrió el 26 de diciembre de 2004=2009-2010-2011. La fecha no es casual. El 2012 real ya pasó, tuvo lugar en 2007 ó 2008.


Pienso, al igual que algunos eruditos y escritores poco ortodoxos y librepensadores, que fue San Pablo quien creó y armó la fe y praxis autodidacta, cristiana, eucarística, no tanto iniciática y esotérica como pública, y como se ha ido comprobando, lo que terminó siendo la vida de Jesucristo o Cristo Jesús fue un invento de los primeros Padres de la Iglesia, San Juan de Patmos, San Pablo y los sectores más pobres, excluidos, relegados y desposeídos de la sociedad, que plagiaron con muchas contradicciones y disparidades la vida y el ser del Avatâra Jesús en base a pasados Mesías y Salvadores de Mundo siguiendo directrices robadas de la Alta Tradición Ancestral depositadas en Alejandría, principalmente en su famosa Biblioteca, y en ciertos ombligos mistéricos de Asia y el Levante. Estos Avatâras nacían cerca del solsticio de invierno, se autosacrificaban o eran sacrificados por el gentío antes del equinoccio de primavera, tenían nombres, apodos, familias, misiones parecidas sino prácticamente idénticas, venían a lo mismo, pasaban por pruebas similares, representaban un arquetipo solar coincidente que renacía cada cierto tiempo y cuando era necesario. Cada Ungido era anunciado por luces en el cielo, mensajeros alados celestiales y obraban milagros y prodigios. Conclusión: las verdades absolutas no existen, no hay embustes y patrañas absolutas, todo en la vida contiene un grano de verdad, carne, sangre y mentiras, en la vida de los santos y siervos del Uno lo puro se mezcla con mierda, horror y deshonor. Los Maestros son interdimensionales. ¿Está claro? Están mezclados, son híbridos. Así hay que entenderlo, estimarlo y apreciarlo para no confundirse, extraviarse y ofuscarse, porque los Maestros están a caballo entre una y otra realidad. Deben alternar, es una condición sine qua non, para que su fase y mensaje llegue y lleve lo que la Realidad Suprema les indicó. A causa de ello encarnan y dejan atrás su divinidad.


El Jesús que conocemos fue a la vez una aparición etérea, espectral, fantasmagórica, mítica, poética y metafórica y un hombre, nacido de la matriz de una joven que sintió y padeció en carne y hueso, luchó por lo que creía, se enfrentó al clero sectario y protegió a los débiles de espíritu y a los perseguidos en general por sus ideas. Pero ni pensar que el 80% de lo que cuentan los Evangelios fue cierto y exacto. La exageración y mala memoria no tiene fecha. Y aunque parezca difícil de probar los Manuscritos del Mar Muerto y de Nag Hammadi están más cerca del verdadero Jesucristo que no necesariamente fue clavado y murió en la Santa Cruz ni fue arrojado a un sepulcro para que lo curaran con áloe y mirra. Hasta los Rollos de la Biblioteca de Nag Hammadi y de la esenia Qumrán fueron embellecidos, adulcorados y transfigurados. Pero eso no es un pecado. Para que aquí en la Tierra ciertas verdades pasen, sean aceptadas, hay que introducirlas en un helado de chocolate, pistacho, menta y frambuesa, con trocitos de maní y merey porque seguimos siendo niños y niñas hasta cuando llegamos a grandes.


Así que el error es de 5 años o de 6 e incluso, quizás de 7, a lo máximo; pero lo que sí está claro es que fue antes de la muerte del rey Herodes el Grande y éste murió el 4. a. de C. Por lo tanto, el cristianismo surgió 6-8 años antes de Cristo y jamás en el tiempo que se cacarea hoy y, mismo si esto parece una incongruencia a primera vista, porque a lo largo de dos mil años se ha requeterepetido un error que fue urdido innegable y voluntariamente para complacer a un Papa que quién sabe qué intenciones ocultas y profanas tenía, lo esencial trascendió, pasó eximido el examen: el mensaje extraterrestre llegó a todos los rincones de la Tierra, porque desde Etiopía a Siberia, de San Salvador a África del Sur, de Tierra de Fuego a Alaska el mensaje cristiano llegó a más de tres mil millones de personas, en su forma más pura y prístina como en su forma más dogmática, irracional y permisiva. Aunque los eventos astronómicos y astrológicos que fomentaron la irrupción del cristianismo surgieron mediante cálculos y se elaboró en consonancia con éstos un plan iniciático griálico que siguiera los principios de la Alta Tradición y calzara con un modelo archimilenario y divino, el transgénico Modelo Jesús o Joshua, hijo de Nun, Pez-Rana de las Aguas del Océano Primordial y Demiurgo venido para enseñar y unificar y ser la pieza principal y tajada central de un tarta de suculentas especias predeterminada, preconcebida y distribuida por las Escuelas de Sabiduría, hubo que armar toda una plataforma para que en tiempos del emperador Constantino I el Grande (272-337 d. de C.) y del emperador Teodosio el Grande (347-395 d. de C.) se forzara la barra, aunque con fines puramente políticos y no tanto místicos y religiosos, y, mismo si las autoridades profanas obligaron a la población y en especial a los cada vez más numerosos fieles cristianos a que creyeran a rajatablas que su Cristo era único y trinitario a la vez, habiendo nacido de una virgen inmaculada por obra y gracia de Dios-Padre, alrededor de un 25 de diciembre, el momento cumbre del latinizado Sol Invictus o Renacimiento del Sol (Invencible, Invicto, Perpetuo), una fecha antiquísima que conmemoraba y celebraba el cíclico aniversario del dios Mitras, los dioses Baco, Dionisos y Lug, y otros megadioses-héroes-salvadores solares importantes para muchos pueblos en el instante cuando retornaban a su periódico crecimiento astrofísico, el ancestral mensaje celeste que el cristianismo sagrado y profano se encargó de transmitir contra viento y marea de generación en generación, de padre a hijo, de madre a hija, de maestro a discípulo, de maestra a novicia, pues bien la gran Idea finalmente tocó tierra y la semilla evangélica y extraterrestre se adentró en la vagina de la Gran Diosa Madre Tierra y la preñó. El Orgasmo de Dios se materializó. ¿Ahora, cuando la Humanidad, con un pie en la Luna y el otro allende, tiene puestos los ojos en las llaves del Reino de Dios sobre la mesa, a su alcance, se atreverá a cogerlas, abrirá los candados, disfrutará de las mieles y frutos del gran coito, abrirá el Portal de Luz y se salvará?

lunes, 24 de agosto de 2009

El Calendario Gregoriano es incorrecto. Está mal calculado. Jesús no nació en el Año Cero. 2009 no es 2009. Pero el Sol sigue siendo Sol. (1)

Moneda de bronce de Antioquía. Turquía. Se cree fue emitida entre 5-11 d. de C., cuando el cónsul Quirino gobernó Siria la segunda vez, entre 5-6 d. de C., y se promulgó otro censo o empadronamiento por orden del emperador César Augusto. Este tipo de monedas –con el Carnero superado por una Estrella- debió comenzar a acuñarse varios años antes o después de la revuelta de los fariseos comandados por Saddoq y Juan el Galileo (¿?) en el año 4 a. de C. que dio origen a los zelotes. Fue entonces cuando se fusionaron muchos caminos. El carnero de Aries, un símbolo mosaico, fuerte, presidencial, radiante, dio pie a que la liberación de Israel del yugo romano subiera de plano y permitiera una salida esperanzadora que se convirtió en un movimiento militante y mesiánico: el cristianismo. El movimiento zelote fue el bastión de Jesús y Juan. Ellos eran zelotes, al igual que Judas el Galileo o Judas de Gamala, quien dirigió una insurrección contra Quirino en el año 6 d. de C. Ni Jesús ni Juan hubieran aprobado lo que 300 años y pico después pasó con su ministerio y legado solares. Al estudiar lo que se propuso y consiguió el cristianismo uno está tentado a hallar una conexión con el fallido intento amarniano emprendido más de mil trescientos años, en el desierto egipcio, por Akhenâten, Nefertiti y sus seguidores, y aunque la idea central –la realización de la exaltación del Sol, de la Luz Inviolable, de Dios en cada uno y cada una de nosotros y nosotras para que el Rayo Central del Mesías y de Kinich-Ahau, venidos del Centro de la Vía Láctea nos toque en directo- no se ha alcanzado todavía estamos ahora, en este preciso instante, a pocos años luz de lograrlo. Cuando se efectúe la Segunda Venida de Cristo Rey seremos testigos de la Gloria del Reino de Dios y el Mesías -el Cordero que nos ve directamente a los ojos- será uno con cada uno y una.

Lo que voy a exponer ahora, de un modo sucinto, seguramente sorprenderá a muchos, sino a la gran mayoría, y a otros, menos, si ya han oído hablar del título de este tema espinoso y controversial. Pero aclaro y puntualizo. Yo, al igual que el 99% de los occidentales y otros que usan el calendario oficial de Occidente (¡y ahora hasta en China y Tahití!), ignoraba cuando fui a la escuela que hasta en esto del calendario y el Año Cero Cristiano había sobrada confusión y manipulación, una gigante equivocación, un descomunal engaño, y demasiada ignorancia, picardía y parcialidad. Pero, no importa, el mundo no se va a acabar sólo porque durante dos mil y pico de años nos enseñaron y metieron pilas de mentiras, exageraciones e inexactitudes. Aunque hoy, en realidad, no estamos en el Año del Señor 2009, no significa que el planeta dejará de girar sobre sí mismo y alrededor del Sol en cuestión de 365-366 días por año. Sólo que los eventos y los hechos deberían marcarse en el calendario y con el cronómetro del reloj Rolex de un modo ligeramente distinto, correr absolutamente todo unos pocos años, como si se tratara de una corteza cerebral planetaria, sin que signifique que lo que pasó, pasó, y lo que pasará, pasará, y lo que está pasando, pase. Sólo cambiará la datación, la numeración, mas no las causas y los efectos cósmicos que mueven nuestro panorama. Ergo, los grandes cambios en la Tierra no han sido ni postpuestos ni alterados de raíz y copete. Vendrán porque están en Ley, siguen una pauta ajustada y cronometrada por Kronos-Saturno, pero el Señor del Karma o Kharma sabe que Jesús NO nació en el momento o año señalado en los libros de escuela y universidad por las academias e iglesias.


En un futuro futuro no tan distante, el calendario cristiano será sustituido por otro. Lo sé hace tiempo. En Occidente como en Oriente, en el hemisferio boreal y en el hemisferio austral nos regiremos por un calendario que estará más perfeccionado que los actuales en boga y desaparecerá lo que se determina antes o después de Cristo. Porque, para comenzar, Jesús el Cristo fue apenas un Cristo, Christos o Khristos más, entre muchísimos que vinieron antes que él y que vendrán después que él. Es más, ¿cuántos saben que otro Gran Iniciado y contemporáneo de Jesús, como Apolonio de Tíana, era considerado un Cristo, y no pasó igual con Juan el Bautista, Simón el Mago? Y en el Siglo VI, un siglo anormalísimo desde todo punto de vista, ¿cuántos y cuántas saben que hubo una sucesión de notables y admirables individuos crísticos, como Gotama Buddha, Zoroastro, Mahâvirá, Pitágoras, Lao Tzu, Confucio, con seguidores que se cuentan en los millones y millones? ¿Cuántos y cuántas saben acerca de los Khristos-Âtens, reinstalados periódicamente, alrededor de 600 años antes de Cristo Jesús y de 6 antes de Cristo Jesús? Me atrevo a anunciar que el futuro calendario terráqueo (mejor tener un solo calendario que una pila de ellos que se autoexcluyen y rivalizan unos con otros, confundiendo a tirios y troyanos) tendrá no más su punto de partida en el nacimiento de un Avatâra, o en un hecho o acto por más clave que sea, etc, etc. Como vamos hacia una Era de Luz Cósmica, Progreso, con P mayúscula, y Armonía, con A mayúscula, vamos pues hacia el encuentro con el PA Universal, es decir, con el Padre-Madre-de-Luz. Vamos hacia una Asíntota de tan alta definición, transparencia, intensidad, calidad, calibre y proyección, que la Humanidad se regirá por valores cósmicos y no más mortales, humanos, demasiado humanos, históricos, locales y parciales, y en consecuencia querrá proceder y emerger de raíces de tiempo superiores, alejadas de la rutina, monotonía, medianía y mediocridad. Y lo dejo allí.


El problema que nos concierne es que lo que llamamos popular y académicamente el Año Cero Cristiano, a partir del cual nuestro calendario actual fue erigido, tiene tiempo que fue erróneamente calculado y prefijado, y por lo tanto está errado. Eso es grave ya que su año axial y punto de partida, el Año Cero de la Cristiandad, no fue honesta y científicamente seleccionado. Siglos atrás un monje escita, Dionisio el Exiguo, en el año 525, usando el calendario juliano (de Julio César), a instancias del Papa Juan I (523-526), estableció lo que se llama el Anno Domini, para calcular la fecha de Pascua, y saber cuándo nació y murió el Cristo Jesús. La orden papal estaba dirigida más que nada a la Iglesia de Roma, el centro de lo que se conocía entonces como el cristianismo católico, apostólico y romano, u occidental. Lamentablemente Dionisio el Exiguo calculó mal como lo apunta y resume muy bien Wikipedia: “Es la tabla de Pascua de Dionisio el Exiguo en la que se determinó por vez primera la era llamada Anno Domini (antes se seguía la llamada Era diocleciana)…Dionisio el Exiguo no proveyó a nuestra era de un año cero. No es asombroso, porque en la Europa alto-medieval nadie conocía la cifra o el número cero. No obstante, la presencia de la palabra latina nulla en la tercera columna de su tabla de Pascua crea la impresión de que Dionisio el Exiguo conociera ese importante número. Pero no hay nada a partir de lo cual pudiera deducirse que su nulla fuese un cero verdadero (de todas formas, él no lo utilizó en sus cálculos). En Europa se debió esperar hasta el segundo milenio [a través de los árabes que lo supieron por los hindúes] antes de que se pudiera disponer del número cero…En el año 525, el Papa Juan I (papa a partir del 523 a 526) encargó a Dionisio el Exiguo, llamado así por ser pequeño de estatura, establecer como año primero de la era cristiana, el del nacimiento de Jesús. El problema es que se equivocó en unos 4 ó 5 años al datar el reinado de Herodes I el Grande, por lo que dedujo que Jesús nació el año 753 a.u.c. desde la fundación de Roma, cuando debió suceder hacia el 748 a.u.c.”


Por otra parte, en la entrada en Wikipedia sobre la Estrella de Belén aparece una explicación adicional: “El monje Dionisio el Exiguo (astrónomo, abad escita de un monasterio romano, encargado de establecer el nacimiento de Jesús) cometió dos errores importantes al calcular el calendario cristiano en el siglo VI (sic). Para determinar el año del nacimiento de Cristo tomó en cuenta los reinados de los emperadores romanos, pero olvidó que César Augusto había mandado cuatro años con el nombre de Octavio y también omitió el año cero…Ese margen de error sitúa el nacimiento de Jesús cinco años antes de lo que normalmente se cree. Otros dos datos aportados por los Evangelios son útiles para buscar la fecha aproximada del acontecimiento venerado por los cristianos. El censo que obligó a José y María a pedir posada en Belén podría ser el que César Augusto ordenó entre los años 8 y 6 a. de C. Adicionalmente, según las escrituras, aún vivía el rey Herodes, que murió en el año 4 a. de C. Por supuesto, la Natividad tampoco ocurrió en diciembre. Lucas el Evangelista comenta que los pastores vigilaban sus rebaños en las montañas, pero en Belén diciembre es un mes duro en el cual las ovejas habrían estado bajo techo y no pastando fuera. Ese dato sugiere que el nacimiento de Jesús se produjo entre marzo y abril del año 6 a. de C…Pero en el Evangelio de Lucas se dice que el ángel Gabriel se aparece a Zacarías, padre de Juan el Bautista, cuando él ministraba en el templo. Teniendo en cuenta esto, se obtiene el dato de que, como era de la orden de Abías, ministraba el incienso la penúltima semana de mayo, y Juan le llevaba a Jesús seis meses de edad. Entonces, Jesús debe de haber nacido para la fiesta de los Tabernáculos, el mes de septiembre del año 7 ó 6 a. de C.”


Igualmente, hay una serie de datos astronómicos muy importantes y notorios que sucedieron en el año 7 a. de C. y en el año 6 a. de C. Hubo tres conjunciones entre Júpiter-Saturno en el 7 a. de C. Esta conjunción ha sido muy tomada en cuenta desde la remota Antiguedad. En la fecha que nos concierne ambos planetas estaban en la constelación de Piscis. Y luego en el 6 a. de C. sucedió una ocultación de Júpiter por la Luna en Aries. Han habido muchos astrónomos, astrólogos y esoteristas en general que han estudiado estos años –de 8 a 6 a. de C.- y aunque el resultado o veredicto final no es unánime lo cierto es que, sin lugar a dudas, puede decirse que el cristianismo, como se conoce ahora, con todas sus ramificaciones y escisiones, comenzó a manifestarse y definirse en ese entonces, a raíz de estos eventos celestiales distintos y complementarios, diría yo, y los héroes rebeldes, proféticos y visionarios que emanaron de estos encuentros y desencuentros celestes eran íconos, materializaciones, producto de sus rayos, energías, emisiones, choques y descargas. A estas alturas es difícil establecer cuán míticos y/o históricos fueron Jesús y Juan, cuán reales o irreales fueron, cuánto hubo de verdad objetiva o subjetiva en sus existencias, porque sobre Jesús no se ha encontrada nada escrito o reportado hasta la fecha, ni un testimonio histórico fidedigno, nada en los anales romanos, hebreos, griegos, nada espectacular, que atestiguen que él en verdad era un tipo de carne y hueso que se enfrentó pública y religiosamente al Sistema. Sobre todo de parte de Flavio Josefo que es ya decir mucho. Lo que se sabe hoy día es trivial, indirecto, soslayado, subjetivo y discriminatorio, o entonces tan privado y reservado, accesible sólo a unos pocos elegidos e iniciados, que da a entender que Jesús no era enteramente material sino más bien una pieza de documentación alegórica que de vez en cuando toma un envoltorio carnal, físico, sexual.

La Anunciación. Fra Giovanni Angelico da Fiesole (1390-1455). Museo del Prado. Madrid.


Parte 1. Esta entrada continúa mañana.


martes, 18 de agosto de 2009

Clave Viaje Estelar

El escrito aquí abajo fue redactado el 8-8-2006. Es un borrador para un futuro trabajo mío sobre la hiperconciencia o supraconciencia. En los momentos bastante difíciles a los cuales va a estar sometida la sociedad entre 2012-2013, cuando sucederán cambios grandísimos a todos los niveles, será necesario protegerse, ampararse y sintonizarse con dimensiones superiores para que podamos dar ese Salto Triple o Cuántico del cual tanto se habla. Entonces el viaje estelar será de una gran utilidad.

El Glorioso Gran Tiempo Panasónico y Polimérico es, por antonomasia, Universal, Fulgurante, Inequívoco, Instantáneo, Inmediato, Asombroso, Regio, Transmutador o Alquímico, además de Místico y Fértil. Es totalmente Imaginario y Radiante. Se puede viajar en fracciones de segundos o de nanosegundos de un sector a otro del Kosmos. Lo Infinito es cuestión de NIVELES LUMÍNICOS DE HIPERCONCIENCIA que los terrícolas descubrirán cuando vivan en Paz, Amor y Armonía: al dominar por completo sus instintos criminales, su ansia por destruir y destruirse, su adoración y culto por la Muerte en logias, criptas, iglesias y minaretes. El Glorioso Gran Tiempo Panasónico y Polímérico también se puede marcar y detallar astrofísicamente, por ejemplo, midiendo el lapso que toma un rayo de luz, proveniente de la estrella Spika, en la frontera Virgo-Libra de la Nebulosa ÅRÂÑA, en llegar hasta Arkturus y regresar a su punto de origen en Spika. Este ejemplo hiperfísico-matemático-mental-ideográfico es válido incluso para quienes viven en la Tercera Dimensión y anhelan la Superconciencia (que vibra en estado latente en su cerebro, hecho a imagen y semejanza de la Bóveda Celeste por Ingenieros Interespaciales). La fórmula que sigue, mostrada de 5 maneras, se aplica al dedillo en Dimensiones Superiores, desde la Quinta Superior en adelante (la incluí en Longmont, en 2005, en Del 2012 al 2013 hasta 2039-2040. ¿Sobreviviremos este Primer Cuarto Creciente? Luego vienen 2087 y 2112. From 2012 to 2013 until 2039-2040. Will we survive this First Crescent Moon? Then come 2087 and 2112). Como vine a saber hace poco (2006), el signo que empleé para caracterizar la Clínica Psiquiátrica de Prangins, en Suiza, donde me recluyeron obligatoriamente y me inicié a pesar de todo, e introduje en El Orgasmo de Dios, en 1962 (¡alabado sea Urano en Leo!), es una variante de la letra griega PHI, base del Número Áureo, que Pitágoras, Euclides y otros reconocían y que Fibonacci redescubrió y serializó, sirviendo de fundamento marmóreo a la próxima cultura heliopolitana que surgirá en un futuro no tan distante. ¡Increíble pero cierto, amigos y amigas de la Luz! ¡Adelante, a volar alto y lejos!

KK.D. 4. Clave de Viaje Astral. Idea del Autor. Caracas. 1998-2000.



Caracas, 18-8-2009


lunes, 17 de agosto de 2009

Dios de Mi Vida, dame fuerzas


Que tu saliva sea el nuevo Río de la Nueva Jerusalén que regará el Nuevo Árbol de la Vida de la nueva y pura Luz.

Apocalipsis 37: 22-26.


“No busques tu Origen en un Más Allá inimaginable. Tú mismo, donde estás, eres el centro, principio y fin de todo. Reúne todos los trozos y sé muy feliz.”

Fuerzas para quedar de pie











Dios de Mi Vida, dame fuerzas.

Donde haya desintegración, integrar.

Donde haya desesperanza, esperanzar.

Donde haya desconsuelo, consolar.

Donde haya miseria, enriquecer.

Donde haya muerte, vigorizar.

Donde haya rabia, pacificar.

Donde haya enojo, alegrar.

Donde haya demasiado odio, mezclar infinito cariño.

Donde se quiera matar, renovar.

¿por qué cuesta tan poco destruir y tanto construir?

¿qué mueve a los hombres y a las mujeres a tener siempre la razón, ganar siempre, atropellar siempre,

para adelantar unos pocos metros, guardar unos cuantos meses más de vida mal llevada?

¿ganar a como dé lugar unas cuantas monedas y billetes?

¿acaso perdieron el tren que llega cada segundo? ¿será que no los dejan en paz?

¿por qué desvarían tanto? ¿será que los martirizan y no los dejan quietos?

Dame fuerzas para mantenerme en pie mientras tanto se cae a mis pies.

Dame certeza verticalidad rectitud. Expansión.

La gracia del tucuso.

La rapidez del venado.

La electricidad del rayo.

El parpadeo del relámpago.

La frescura de la brisa.

El regocijo del niño.

La sonrisa del payaso.

La inocencia del pasto que resurge cada primavera.

Fuerzas para seguir y seguir pase lo que pase.

Fuerzas para no desesperar y desaparecer.

¡Un mil millones de fuerzas y centellas!


Dios de Mi Vida, dame fuerzas.

Donde haya envidia, admirar.

Donde hayan celos, compartir.

Donde se escupa, tragar saliva.

Celebrar. Festejar. Bailar alrededor de la higuera y la hoguera.

Dame fuerzas para no olvidar a los antepasados.

Para dar gracias. Dar amor. Pasar la corriente eléctrica.

Dame fuerzas para no caer de bruces y rodar hasta el precipicio.

Subir a quienes quieren hundirse.

Bajar a quienes se les subieron los humos a la cabeza.

Fuerzas para levantarme un mil millón de veces por lo menos.


Fuerzas para seguir empeñando mi palabra y corazón.

Para seguir creyendo en el ser humano que tanto pierde la razón.

Fuerzas para continuar recogiendo piedras para el futuro túmulo.

La Aurora de mis sueños que tuve en Suiza al pie de los Alpes.

El Mediodía de Nietzsche. La Puesta de Sol en la Mesa de Esnujaque y en la Mesa Alta.

La Medianoche en el Ganges de mis bellos recuerdos místicos.

La Reunión de los compadres y las comadres alrededor del Fuego Nuevo de Tlalocan.

Fuerzas para oir cada vez mejor el prístino canto de los guerreros de la luz.

Fuerzas para forzar la barra de los mentecatos y débiles mentales.

Dame fuerzas para ver a Cibola.

Atravesar los espejismos.

Certificar los ecos.

Tocar las estrellas.

Fuerzas para fundirme con los truenos y relámpagos de las Nuevas Tempestades

que barrerán la faz de la Tierra

a la que bajará la Nueva Revelación

al abrirse los sepulcros y salir danzando los muertos.

Yeha-Noha hasta la saciedad.

Fuerzas muchas fuerzas Dios de la Vida de todos los humanos y no-humanos

para anaranjar los corazones y chocolatear las mentes.

Fuerzas para seguir endulzando la sal de la tierra.

Fuerzas para bailar ante la Trinidad y derretirme en Ella.

Ong Namo, Guru Dev Namo. Namaskar.

Hasta un próximo Mahãkalpa.

Arriba. Hoguera en pleno verano. Foto Janne Karaste. Finlandia. 2003. Ganesha. Abajo. Guayabas abiertas con otras frutas. Foto. Penny Greb. USA. 2007. Triquetra entrelazada con un círculo. Símbolo ancestral.


Caracas, 14/16-8-2009