sábado, 27 de junio de 2009

Michael Jackson. Horóscopo Natal/Birth Horoscope

Michael Jackson. Horóscopo Natal/Birth Horoscope. Fecha de nacimiento: 29 de agosto de 1958. Hora de nacimiento: 11:49 PM CDT. Gary, IN, USA. Fecha de muerte: 25 de junio del 2009. Hora de muerte aproximada (llamada al 911): 12:26 PM PDT. Parte oficial médico: aproximadamente 2 horas después. Los Angeles, CA, USA.

Rectificado brillantemente en un 98% por el astrólogo y escritor norteamericano Noel Tyl (Tyl Analytical Techniques) y en un (2%) por este su servidor. El Sr. Tyl calculó la hora natal para las 11:53 PM y yo la recalculé para las 11:49 PM basándome en los datos dados por la prensa, los paramédicos y el centro médico UCLA el día que desapareció en el horizonte su estrella mortal y flamígera. Cuando llegó al centro médico tenía tiempo que no respondía y parecía irrecuperable. En vista de lo cual he tomado la hora y minuto de la llamada telefónica al número 911 como el momento en que Michael estaba despidiéndose del mundo de los mortales. La hora dada por el centro médico (14:26 ó 2:26 PM) sólo confirmó lo que ya se observaba aproximadamente 2 horas antes. El paro cardíaco-respiratorio fue fulminante así como centelleante fue toda su vida.

Nota. Respecto a lo que define y diferencia un nacimiento de un coma profundo como el que atacó a Michael Jackson es interesante diferenciarlos o contraponerlos. El nanosegundo que marca nuestro nacimiento y venida a este mundo ocurre al respirar por primera vez, al absorber el prâna a nuestro alrededor que a menudo está se acompaña de un grito y lloriqueo. Pero cuando dejamos de vivir, fallecemos o desencarnamos, y más, si sobreviene un estado de coma, es como si se estuviera muerto o muerta en vida. Puede que el corazón siga latiendo débilmente pero el cerebro se ha dañado y apagado, está caput o en off. Hasta nuevo aviso. A nivel motor y emocional es como si hubiera una barrera, un vacío, una burbuja que impidiera que el paciente pueda comunicarse y conectarse con el mundo de los vivos de un modo directo, cristalino, o singular, como en el caso de los autistas y mongoloides. Pero a nivel de la psiquis, del alma, está en otra parte por completo de los linderos interdimensionales y su cordón de plata pende de un hilito o hebra. Por eso, el paciente permanece en cama sin moverse. Al nacer y absorber energía del cosmos, nuestra alma queda identificada y grabada la encarnación en el Archivo Akáshico. Esto puede ser porque el cerebro está funcionando, recibe y manda mensajes y datos, el bebé está alerta, reacciona, se conmueve. Pero en estado de coma y estado de lividez el cerebro está casi apagado, muerto, ausente, demasiado pasivo, en estado de shock o conmoción. Si eventualmente el paciente emerge de su coma, es como si resucitara, su reloj cerebral se hubiera rebobinado y pudiera de allí en adelante participar de la vida con el resto de los vivos. En vista de lo cual, he tomado la llamada de alarma del médico personal del artista, muy angustiado, porque ya su paciente no respondía a sus masajes, frotaciones y posiblemente al influjo de su hálito en los pulmones del pobre Michael. Ergo, cuando llamó al 911 es porque el espíritu de Michael se lo estaba pidiendo y ya él estaba cortando su lazo de unión con nosotros y nosotras. Los antiguos sacerdotes egipcios sabían esto así como todas las escuelas mistéricas que siempre han argumentado que en el cerebro y los çakrãs reside el poder y la voluntad de dominio del ser humano. Nuestro Ser, Supermente, Yo Superior, es Inteligencia Cósmica, intrínsecamente conectado con el cerebro por medio de infinitos fotones, sensores y neurotransmisores pero, si no está enchufado al toma corriente dimensional no está operativo y en verdad debe ser reemplazado. Michael Jackson reencarnará pronto. Dejó un legado de gran preocupación por la Naturaleza y necesitamos de muchas almas, frescas y operativas al máximo, para que nuestra Tierra evolucione. Shanti Om. ¡Que el Âten lo guarde en Su Luz Eterna, Radiante, Todopoderosa y Salvadora!

Los tránsitos de los planetas grandes, poderosos y lentos, como Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón son determinantes y marcan eventos, situaciones, hechos críticos e importantes en nuestras existencias. Estas épocas críticas pueden durar días y hasta varias semanas, dependiendo del movimiento directo y/o retrógrado de los planetas. Mientras más lento un planeta más inexorable será la marca dejada. Pero cuando se trata de precisar y cronometrar un efecto o hecho sólo Sol y Marte son determinantes. En cuanto a la hora exacta de un evento ésta es señalada sin duda por Luna. Ella es tan rápida y sutil que su paso no puede pasar desapercibida por la persona o entidad. Por otra parte, el punto hipersensible y motivador por excelencia en una carta, especialmente en una carta natal, es el ASC o Ascendente porque resume y centra todas las energías astrales. El ASC es nuestro amanecer particular. Cuando una persona nace la constelación emergiendo por el Este es la clave por excelencia de su existencia. El día de su muerte Saturno, el Señor del Kharma y de la Muerte, el Señor Suspenso o “Thriller”, angular al nacer, símbolo del lado oscuro de la vida, estaba aspectando en cuadratura el lugar preciso de su Ascendente (Tauro 22º30’: con el dwadashâmsa en Aquarius y el micro-dwadashâmsa en Aquarius: un tipo del futuro y del más allá). Un tránsito crítico por esencia. Luego, a mi juicio, al agonizar sufriendo horrores, asfixiado por no poder respirar, posiblemente por el Demerol, con intensísimos dolores en los huesos, espinal dorsal y espalda, la Luna en Cáncer 20º28’, en sextil con el Ascendente, sincronizó con el momento de desencarnar en estado de coma profundo. En el natal la Luna en Acuario 23º47’, en la Kasa 10, revela muchísimo y junto con la fuerte conjunción estructural Sol-Plutón-Mercurio-Juno en Leo señalan la indiscutible genialidad, sentido de la innovación y revolución en el campo polifacético de su arte rítmico, vibrante, lúdico, dramático y teatral, que nos recuerda a Indonesia, Tíbet, India, Sri Lanka, Egipto, su popularidad y relampagueante e inusual biomagnetismo y su extraña reserva, alienación y sentido del misterio y la luz en medio de la negrura. Finalmente, Saturno en el Occidente, completamente opuesto al ASC, señal del padre cuya dureza lo afectó, hizo de Michael una persona traumatizada, solitaria, temblorosa, espasmódica y, sin embargo, gracias a su interpretación del arte tan rara como eccéntrica transmutó carencias, vacíos, dolores, penas y resistencias, convirtiéndose en un excepcional artista musical y coreográfico. Llevaba a Dioniso y Orfeo en la sangre. Era tal la energía y amor que llevaba por dentro, a causa de su ASC en Tauro, y tal la popularidad ante las masas y el frenesí que producía que cambió su destino y el de millones de gentes en el mundo. Según parece, sufría de lupus (cuadratura Saturno-Luna), pero como vino al mundo en luna llena se explica esa necesidad de proyectar y sentir atracción por lo horrendo, monstruoso, peligroso, malévolo y oscuro, con el fin oculto de transformar y eventualmente sanar lo sórdido, degenerado y torcido en él y en los demás, como la posible licantropía. El bailarín y genio del arte musical curó muchas heridas pero llegó el día, cuando el Señor de la Guadaña lo enfrentó y puso a prueba una vez más. Su cuerpo no aguantó la descarga. El bien recibido al nacer en un plenilunio lo elevó a la fama y al estrellato pero también al trabajo forzozo, una existencia nómada, un derroche fantástico y estrafalario en todo, que incluía un inusual sentido de la caridad y la compasión que lo llevaba a excesos y paroxismos (Venus, regente natal de su ASC, en conjunción con Urano en Cáncer y en cuadratura con Marte en Aries). Michael era un anormal, un fenómeno, y marcó una época, a poco de llegar el 2012. Este horóscopo y esta vida se entenderán mejor cuando sea estudiada cuán anómala es la energía de Aquarius que en este ser vibró abiertamente, escandalizando a unos y unas y asombrando a todos y todas. A nadie dejó de conmover y seducir. Paz a sus restos.

Shanti Om Tantrâ Tarâ Sarâ Mâna Astrâ Takrâ Om

La Emperatriz-El Eterno Femenino. Astrâ Takrâ. Adi Shaktí. Triunfo No. 3. Tarot de Arbolux de la Nueva Era. Versión del Autor. Caracas. 2005.

Dedico este Trabajo a la memoria del gran Richard Wagner quien en incontables situaciones no sólo me levantó la moral y me sacudió sino que hizo lo mismo con millares de individuos desde que cruzó nuestro umbral, aunque en ocasiones el poder que derrochaba su música fue demasiado lejos, era orgiástico y orgásmico, ya que él manejó muy bien las emociones, las pasiones y los sentimientos, sus sueños, visiones y añoranzas.

Sin pasado no hay presente ni futuro. Esta es una Trinidad, que además se recicla, regenera y diversifica infinitamente hasta que la Trinidad se vuelve Luz Pura y Centelleante y Beso de Vida. Si no admites, conoces y aprendes del pasado, no puedes entender, bendecir y sacarle provecho a tu presente, y menos todavía, preparar tu futuro y realizarte para llegar a tu cima particular, porque a fin de cuentas todo está ligado con todo, todos los tiempos se nutren y comulgan entre sí, se apoyan entre sí, se necesitan unos a otros. Shanti Om.

Para que un carro llegue a su destino –a uno bueno, positivo y fecundo o interesante por supuesto- debe haber de por medio una buena dosis de planificación, trabajo, amor, cariño, conocimiento, experticia, metodología, organización, disciplina, arte, ciencia y excelencia. Debe salir bien de la fábrica, ser probado, retocado, corregido, afinado, engrasado, cuidado y preservado o mantenido, saberlo conducir y confiar en el Buen Dios-Diosa que te orientará aunque no lo veas y sepas cada segundo. Si nos esforzamos en atender el pasado y aprender de él, en el presente y en el futuro sabremos que nada sucede por casualidad sino por causalidad y determinismo, que no hay mal que por bien no venga, que los defectos tienen cura; los vicios, cura; los errores, cura; las caídas, cura; las enfermedades, cura; las sombras, cura, pues la Ley de la Maravilla, del Milagro, del Prodigio, del Asombro y de la Sorpresa rigen los caminos de la Vida que, en esencia, pueden ser extraordinarios y fenomenales, más allá de las mentiras, necedades y desvaríos que falsos maestros y maestras, líderes o jefes esgrimen y con los que nos amenazan, sentencian, condenan o confunden y perturban más de la cuenta. Shanti Om.

Pero hay algo más que debemos saber y recordar: no hay nada que no se pueda modificar hasta cierto punto porque todo planeta, luna o astro es femenino materialmente hablando y en consecuencia es susceptible de ser reformado, reciclado, regenerado y transformado. Incluso sus códigos. Por ejemplo, los desastres y las calamidades no son inalterables y necesariamente predispuestas y fatales. No. Sus leyes, patrones de conducta, ciclos y recurrencias pueden modificarse y metamorfosearse, si hay voluntad de dominio de por medio, si se trabaja en equipo, con inteligencia, sapiencia, discernimiento, ponderación, cuidado, reflexión, metodología, tesón y amplitud. En dos platos, es cosa de Maestría.


Una y otra vez he venido sosteniendo una máxima macrocósmica. En consecuencia, para mis adentros, la extensión o el aditamento cataclísmico es parte de nuestra ignorancia formal y subcultura infantil y no una característica esencial o permanente de la naturaleza potencial de un cuerpo celeste. Éste no fija las leyes y reglas, el ordenamiento, los parámetros intersiderales, sino sus Autores y Progenitores, sus Magos y Magas del Universo, o en su defecto, sus Aprendices de Brujo. Las mansiones celestes son hechuras que responden a órdenes emanadas de Entidades y Voluntades Cósmicas. Por sí mismas no están imbuidas de libre albedrío, no poseen inteligencia universal o infinita, sólo reaccionan, son medios o herramientas de sostén y progreso, están al servicio de la Divinidad y de sus innumerables criaturas. Esto es cierto en todos los Universos. Es ley. Hasta que los habitantes de un cuerpo celeste, como la Tierra, no logren superar su estado cultural primario (1D-3D) el planeta no se librará de catástrofes periódicas, reiteradas o reincidentes que la vuelven papilla y tortilla haciendo que se debata continua y lastimosamente entre avance y atraso, unión y división, construcción y destrucción, todas dualidades irreconciliables. Sobre la base de este enfermizo estado de cosas hay un trío de Enseñanzas coincidentes que se entrelazan y deberán ponerse en práctica como: uno, Amor a Dios, al prójimo y a uno mismo; dos, Hermandad o Fraternidad entre todos los entes y pueblos es el Sol del Alma; tres, caminar hasta el Sol conlleva a encontrarse con Sol de Soles y estar en pleno gozo con el Absoluto. Si se practica, habrá un Nuevo Humanismo Renacentista, Megasolar y Universal a nivel planetario que nos conducirá irrevocable y prontamente a la Nueva Era de Luz predicha por profetas, visionarios, santos, clarividentes, sibilas y poetas a lo largo de los siglos mucho antes de Manu, Isaías, Jesús, Padmasambhava, Rimbaud y Julio Verne. Pero si los humanos no se fijan, no se dan cuenta, no toman conciencia y no recurren al poder fecundo de la Fuente Divina, origen del Bien Cósmico, presente en este par de Enseñanzas, oscilarán invariable y penosamente, como en un círculo vicioso o montaña rusa, entre evolución e involución, riqueza y pobreza, abundancia y carestía, paz y guerra, hermosura y fealdad, etc, un verdadero subibaja diabólico que pareciera ser eterno. Shanti Om.

Todo lo manifestado procede, mana, de la Fuente. La tierra de la Tierra y sus variables pertenecen al Eterno Femenino, Adi Shaktí, del que dependen emociones, sentimientos, sensaciones, deseos, anhelos, sueños, aspiraciones, apetencias, necesidades, sexo y sentido de estética. Si los moradores de la Tierra no alcanzan un nivel superior de conciencia y sana existencia y convivencia general y no meramente uno individual o elitista, más allá de oráculos, adivinanzas, códigos astronómicos y numéricos, cábalas astrológicas, culpas y sacrificios, guerras y juegos peligrosos, es inevitable -como en el caso de la civilización atlante, muana, maya, olmeca, celta, kechwa, brahmánica, egipcia, tibetana, sumeria, etc, por nombrar solamente algunas de las culturas más destacadas y sofisticadas-, repito, ¡es inevitable que una y otra vez, cada cierto tiempo, con regularidad cronográfica, cronométrica y matemática, cada vez que esté sentenciado el Sol o una estrella en particular la balanza de la Tierra se vaya pa’l carajo y la Humanidad se vea al borde del abismo y la aniquilación! Este fatídico y muy malsano orden de cosas puede vencerse –con sabiduría, excelencia y autosuperación, claro está- pero para eso haría falta un cambio espiritual y mental en masa, en profundidad. Si se completa, simbólicamente hablando, la Tierra será una Emperatriz, una Alta Iniciada, como lo indica la Lámina III del Tarot al inicio de este trabajo (una de mis predilectas, por cierto, que coloreé apropiadamente), una Belleza, una Diosa. ¡Y no una pobre mujer desconsolada que se tira los pelos, pega alaridos y entra en crisis cada cierto tiempo con una regularidad pasmosa e insufrible que deja en ascuas a su familia y al vecindario. ¡A VECES ELLA NO SABE QUÉ HACER CON SU EMOTIVA NATURALEZA WAGNERIANA! Este lamentable estado de cosas debe terminar de una vez por todas si queremos que este hermoso y pletórico planeta conozca la paz, la tranquilidad, el progreso, la plenitud, la autorrealización, la Yoga. Es lo que pienso y así lo reitero: el desajuste y la inestabilidad son parte del atraso. No son una parte esencial de nuestra conformación y constitución intrínsecas de origen divino e interestelar. ¡Evolución, entonces, eso es lo que necesitamos con urgencia! La Tierra tiene demasiado Yin. Hay que equilibrar las pesas. Más raíces y tubérculos, más papa, ñame, ocumo, apio, yuca, chufa, nabo, rábano, cebolla, ajo, zanahoria, más psophocarpus tetragonolobus, etc. Hay que buscar el Yang en todos los sentidos y casarlo con el Yin para que la Humanidad y el ecosistema se balanceen mucho más y rindan cuanto pueda y esté en ley. ¡Alerta! Shanti Om.

Hemos llegado a un punto de no-retorno en la historia de este pequeño planeta llamado Tierra. Quienes convivimos acá debemos al menos tratar de dar ese Salto Triple o Metacuántico que nos lavará nuestras propias inmundicias, pecados y rémoras, para que seamos parte del Nuevo Amanecer en Amor, Caridad y Hermosura, en gestación ahora mismo a todos los niveles, en las capas geofísicas y geológicas así como en las biosféricas, atmosféricas, ionosféricas y la magnetosfera alrededor de la Tierra que la protege de las llamaradas solares. Shanti Om.

No tenemos otra alternativa, es cierto, porque los problemas en el mundo aumentan pues no los atajamos, domesticamos y utilizamos a conciencia plena. No podemos sino amarnos más, ayudarnos más, apoyarnos más, desearnos más, retroalimentarnos, reestructurarnos, regenerarnos, reciclarnos más -conocernos más, como grupo familiar planetario que somos en realidad-, comenzando por nosotros mismos y nosotras mismas, por nuestras familias, ciudades, pueblos y caseríos, naciones, continentes y mares, ¿o acaso no somos la Organización de las Naciones Unidas? Debemos pacificarnos y civilizarnos a como dé lugar. Si no hacemos esto lo más posible, a velocidad de sonido y más allá, si no alteramos nuestros campos magnéticos, el campo magnético del planeta, el escudo magnético de la Tierra, entonces no vamos a poder ayudar en concreto, como se requiere, al Khristos-Âten actual (el púlsar y obelisco flamígero y ferrominero en el Centro de la Tierra) y al que viene, que los ingenieros extraterrestres en el segundo semestre del 2012 meterán en el núcleo del planeta para que nuestro mundo no estalle en mil pedazos debido a los grandes cambios geofísicos, astrales y electromagnéticos en marcha en sincronía con los dictados interestelares. El pasado le da la mano al presente y el presente le estira la mano al futuro para que la obra de la Divinidad pueda realizarse como Dios y la Diosa mandan, por el bien de todos y todas, sin excepción y sin favoritismos absurdos y prejuiciados. Pero sí hay una condición previa, muy lógica y natural: para ganarse el Cielo hay que desearlo con toda el alma, sincera, apasionada, amorosa y lúcidamente. Suelten. Suéltense. ¡Que el Âten os guarde en Su Luz Eterna, Radiante, Todopoderosa y Salvadora! Shanti Om.

Shanti Om Tantrâ Tarâ Sarâ Mâna Astrâ Takrâ Om

om ansarâ tantrâ râma brotada de râ y mâ
om om om maravilloso om que nunca termina y siempre es
capullo de alhelí y brazo gitano de sarâ-la-kalî
engendradora de mundos que no terminan y comenzaron siempre
anterior a los hombres que crean divisiones limitaciones enredaderas y confusiones
e ídolos de barro iguales a los que adoran tantos jóvenes hoy
así como viejos anquilosados que ayer se postraban ante nazis y comunistas
por no atravesar sus nubes y dirigirse hacia las nebulosas
om tantrā tarâ sarâ m
âna
eje fundamental de los reinos de râ el invicto e inefable
esclarecimiento de sabios y artistas cuando se dejan llevar
por intuiciones relampagueantes que los arrima a rê
más allá de las ilusiones de este mundo troppo iluso y no suficientemente cantabile
om tantrâ tarâ generadora y provocadora
madre de todas las madres que fenecen al dar a luz
salvadora de los pecadores que asesinan a sus esposas e hijas
emperatriz y matriz de tierras secas y fecundas donde nacerán los mesías
que no son ídolos de barro y se enfrentan cual guerreros con valentía y aplomo
a la Bicha que no ama a nadie
la Moloj que mata sin piedad ni vacilación
al revés del gran karunesh y la cobriza karunai hermana de kadonai de âkliris
que aunque sufran y penen se levantan después y ponen sus penes al pie de tarā
para que insemine más mundos atravesados por la espada de miguel el hermes trismegisto
quien vino al rayar el alba a terminar con los dictadores de bolsillo
allá donde no lo pueda alcanzar el falso yoni que devora y no da cuartel
el mismo de las falsas madonnas que se dejan culear
porque adolecen de buenas intenciones y por eso fenecen sin satisfacerse
ni satisfacer a buenas palomas gnósticas de varios centímetros de leche sabrosa
y cuando venga el Nuevo Milenio que ya vino reinará râ el absoluto multidimensional
sol unido a la luna en plena luna de miel
levantando estelas para dioses y diosas de gran envergadura
que resistan embates y pulvericen murallas
om tantrâ tarâ sarâ mâna astrâ takrâ
om ansarâ tantrâ râma purâna brotada de râ y mâ
om takrâ tantrâ ntr
en un equinoccio bien cortado y ajustado para valer montañas de oro y oms
que los pueblos puedan endosar libremente e inscribir en sus columnas vertebrales
en cartuchos imperiales e irradiantes que no se devalúan en las bolsas de valores de falsos ídolos
yo madre de infinitas madres te canto y deseo que reines en nuestros corazones
que eso no cueste un centavo ni acciones en corporaciones transmundiales
no requiera invadir territorios ni dejar en ruina ciudades y países
ni picos de cordilleras bailando al son de San Vito
ni escribir al revés para que los chinos no lean entre líneas
ni dejar de comer para que algunos boten la casa por la ventana
ni ser menos que osos blancos y lobos siberianos atrapados por el deshielo
ni seguir a megalómanos desvariados desorientando a millones de gentes congeladas
hoy al escuchar a dmitri shostakovich pienso en las toneladas de papel y municiones
que costaron para que el hielo frenara el fuego de un shambhala mal enfocado por matones
por eso te dedico estas líneas para que tu exorcismo nos proteja
bote al pozo séptico la temible piraña
la endiablada marabunda y la mortal tarántula que nos quieren echar y llevar al ano de xibalbá.
oh madre de los cielos cálidos guía a tu hijo y mártir michael jackson que ayer conocí por el nilo
y transfiérelo al seno de tus senos a 4.000 y pico de años luz de este nuestro mundillo alocado.

Así sea om âtén-rê de heliópolis y de cuantos lugares sagrados han habido, hay y habrán en la Tierra
cuyas misiones son transmutar y transfigurar porquerías y volverlas preciosas bienhechurías
que curen y revaloricen nuestras vidas y muertes y resurecciones. ¡Así sea por el Santo!

¡A bailar charanga con Johann Pachelbel! Shanti Om.

Caracas, gracias, por insistir en aras de la Luz, del Amor, de la Paz y del Poder, hoy viernes y sábado 26-27/6/2009 y hoy 12 de marzo de 2012, pues ningún momento debe ser olvidado o menospreciado.

martes, 23 de junio de 2009

Y entraron hasta la sala donde los estaban esperando con los brazos abiertos. ¡Hosanna!

La Mano Abierta del SM 22 o Socialismo Místico 22. Obra del Autor. Caracas. 2003.

Es tarde, pasada la medianoche. Suenan los timbales, los gongs, las ocarinas, las flautas, los sitars y los sarods. Huele rico, a palo de rosa, magnolia, incienso, sándalo, galbano y almizcle. Vamos a entrar al recinto sacrosanto del sol de medianoche bajo una luna creciente, una gran sala hipóstila con paredes pintadas con manos violetas y bordes en negro y corazones y estrellas de cinco puntas en sus palmas y magníficas especies de Albas de Râs iridiscentes ardiendo, donde reina y hace justicia mi imponente y querido Osiris, el Señor de Verdegay, y su camarilla de oficiantes dedicados a proteger, cuidar, orientar y asegurar una eventual recuperación a todas las almas que realmente desean evolucionar y prosperar tras poner sus haberes y deberes humilde y respetuosamente a los pies de sus antepasados y guardianes. Ya estamos desmarcándonos del solsticio vernal cuando el sol llega a su máxima altitud diurna en el hemisferio norte para trasladarnos a un nuevo aniversario solar. Nada nos contiene, todo transcurre serenamente. Me contenta mucho saber que mi amigo Steve Jobs está mejor. Lo admiro enormemente. Los buenos amigos hay que amarlos y bendecirlos aquí abajo así como arriba porque de este dulce licor fermentado para nutrir nuestro fuego interior están hechos los mundos superiores que debemos libar refinadamente como se cata un vino tinto, rosé o blanco de alta cepa. Nada dura y menos queda grabado si no contiene al menos una pizca de cariño y buenas intenciones inmersas en devoción y consideración hacia el Espíritu Santo que nos creó en el Inicio de los Inicios, sin cortapisas, limitaciones y zancadillas.

Irisado Râ 5. Obra del Autor. Caracas. 2005/2009.

Desde esta cámara real que rebosa de intensidades y donde se vacía la copa de oro, plata y moldavita que tomamos y los contenidos que dejamos de sorber, os deseo salud, fuerza y unión. Asimismo, una buena dosis de integridad, solidaridad, magnanimidad y genuina compasión. Nadie puede hacer por nosotros y nosotras lo que debemos realizar; pero juntos, en equipo, con un plan por delante, con arte, paciencia y perseverancia, mucha inteligencia y sobrada inspiración, comprenderemos mejor el lenguaje de los signos y las imágenes ilustradas que nos enseñará el Gran Hierofante de Azul Maya con el guante verde en la mano derecha y el guante blanco en la izquierda. Así iremos más rápido, más lejos y mucho mejor, porque entre hermanos de mente y espíritu levitar será posible, cantar al unísono, al alcance de los dedos, ver la Eucaristía y el Grande OM, una bendición que nos aporta el Firmamento. Es cuestión de poner en práctica toda la sabiduría acumulada durante millones de años en diferentes partes del mundo y en un campo unificado altamente vibrante y acústico integrar todas las energías, hacerlas más coherentes e integradas que nunca, subir el clima y la temperatura de comprensión, ánimo y motivación a niveles verdaderamente extraordinarios, para que puedan ser asimilados y bien recibidos en primer lugar por quienes están juntos interiormente y luego, por añadidura, en círculos concéntricos, de anillo en anillo, por grandes y chicos, sin discriminación de ninguna especie, para que finalmente el planeta todo deje atrás etapas superadas y francamente desfasadas y anacrónicas. Este será uno de los pasos que se van a dar sin duda alguna en la fase siguiente de nuestra Manifestación: misas y rituales sencillos y diáfanos de poder, arte y amistad, solemnes y graves, nada complicados, para que suba la referencia vibratoria, unan mundos ya no más en colisión, salten barreras, fundan corazones y conciencias, y se aplique con mano de seda y flordelisada la ley del fraternal AUM a diestra y siniestra a manos llenas. Sé que esta es una tarea que necesitará esfuerzos muy humanos e inclusive sobrehumanos, pero, caray o caracoles, como diría Papá, éstos son los únicos servicios que nos pueden poner en la mira del UNO SIEMPRE UNO para que consolidemos un Pacto Sagrado, una Alianza de Amor y Paz, con ELOHIM OM HRIM KLIM STRIM. Dos y Tres en Uno. Que Âtén los bendiga ahora y de aquí en adelante. Id en paz y no pecad. Tomad amritâ y celebrad.

Pentecostés y Epifanía pudieron cumplir con su mandato. La Parusía dejó de ser un ejercicio imposible.
La Bestia se domesticó. Gaia se volvió tan bella como antaño. El Anillo resultó un encanto. Albricias.
Cuando la Voz retumbó hubo que oir el timbre de nuestro corazón. El tono era uno sólo. Silencio.
El cielo se abrió. Un arcoiris pasmó. Esa fue la señal que esperábamos. Y fuimos más allá de lo visto y conocido.
Nos encontramos con nosotros mismos y jamás nos habíamos distanciado. Estábamos solos mas no mudos. Nos dimos la mano y Pentecostés y Epifanía estaban a nuestro lado.
Oímos la misma Voz otra vez. Eramos nosotros.
La Parusía era el anillo que nos rodeaba mas no nos limitaba.
La impresión era una sola. Facultada. Alerta. Contenta.
Era un secreto conocido. Y nosotros estábamos adentro encantados y alegres.
Un haiku más para que tengas presente que lo que no deja de fluir jamás dejó de percibirse.
Escúchate. El tono es uno sólo.
Porque, ¿sabes?, tu fuente se va a oir. Ella es la Ambrosía. Fuente de soma que no se acaba.

Caracas, 23-24 de junio del 2009, y festejo a San Juan Bautista en su Día Mandeo de Acción de Gracias

Hoy lunes vinieron Pentecostés y Epifanía a tocar la Puerta de la Parusía que estaba abierta

La Puerta de los Ángeles del Éxito: Los Serafines. En medio del círculo de luz dos áreas blancas de futura luz alba crística: Sudamérica y la Antártida, con un punto magenta en Venezuela. Nada es casual en el mundo angélico. Del libro de Elizabeth Clare Prophet. Fuente: http://www.mind-surf.net/puerta8c.htm

En esencia creo que el problema de todas las religiones en nuestro planeta no ha variado una iota. Desde que los inmortales que vivían en la Tierra millones de años atrás, en una época de la que ni siquiera hay recuentos y testimonios materiales, se degradaron, es decir, cayeron dimensionalmente, y se volvieron mortales las religiones, en especial las más avanzadas, sofisticadas y notables o dominantes han tratado de que los mortales regresaran al estado primevo, glamoroso e iluminado que sus lejanísimos antepasados conocieron antes de que perdieran su Paraíso, Felicidad Simbólica y Estado Extático. Pero ya han pasado varios millones de años más y en resumen nada ha cambiado. Los terrícolas siguen siendo mortales, tampoco son capaces de ser realmente dichosos, confunden la leche con la magnesia, creen que el progreso se logra con violencia, homicidios, represiones, guerras sin fin y una incalificable secuencia de sentimientos, emociones, ideas y actos tan contradictorios y conflictivos que parecieran no acabar nunca y los dejan exhausos y desalentados. Todas las religiones han sido un fracaso, todos los sistemas filosóficos en el fondo no han servido para nada, todas las pesudoconquistas sociales, científicas, artísticas, bélicas no han podido darle aún al ser humano un piso sólido, un techo a su alcance, una dimensión que le plazca y satisfaga de un todo, lo que en resumidas cuentas es bastante triste y descorazonador. Y lo peor es que una y otra vez los humanos han repetido los mismos ensayos, pero con diferentes nombres y parejas en distintas épocas y en disímiles situaciones, cometido los mismos errores invariablemente, sin darse cuenta aparentemente, sin siquiera pararse en seco para rectificar, como si tuvieran que dar vueltas y vueltas sobre sí mismos en un callejón sin salida que los vuelve locos y los desespera. ¿Podrá algún día el humano salir de su hueco negro, dejar su cueva o catacumba, ver sus aspiraciones y anhelos realizados en sana paz? ¿Podrá ser feliz, feliz de verdad, sin tener que pisar su vecino, darle la espalda a su hermana, traicionar sus ideales? ¿Por qué es que todas estas religiones, reglas, leyes, doctrinas e ideales no han podido ayudarle a recuperar lo que perdió y, más triste todavía, lo que constituía para él su esencia de vida, su hálito, su respiración, su razón de ser? ¿Acaso falló, acaso eran insuficientes estas religiones, acaso éstas estaban completamente equivocadas o no poseían la ciencia, la cura, el poder de la inmortalidad y la felicidad eterna?

Creo que la venida del cristianismo, dos mil y tantos años atrás, y muy posiblemente prefigurados en tiempos de la XVIII dinastía egipcia, desde su inicio hasta su fin, por poco nos puso a un paso de conseguir el milagro, el prodigio, la transformación y transmutación de todos los valores. En verdad que lo creo. En realidad poco importa que la religión cristiana fue la mayor invención, el mito más grande y poderoso que mentes algunas llegaron a diseñar, tejer, armar y orquestrar, poco importa que fue una gigante alucinación urdida, configurada y manejada bien y mal, con amor y resentimiento, con sinceridad y honestidad así como con revanchismo e intolerancia. Poco importa si Jesucristo nunca vivió ni murió crucificado o fue sustituido por otro en Jerusalén en tiempos de Roma. Poco importa. Poco importa si el Nuevo Testamento está lleno de falsedades, exageraciones, desproporciones, embustes y toda una sarta de ilusiones y espejismos. Poco importa si la Iglesia Gnóstica vio la luz y la verdad mientras que un Irineo estaba más perdido que una cabra. Ya pasó. Lo que he sacado de toda esta tragedia y bufa mística y religiosa, acaecida en Egipto y en Palestina, es que por una suerte de acontecimientos y creencias que se encadenan con otras acaecidas en épocas anteriores y en tiempos arcaicos, históricos, míticos, etéricos y de una espiritualidad extraordinaria, se llegó dos mil años atrás a una confluencia, convergencia, amalgama y fusión de ideas, creencias, actos, que sin querer, como si repentinamente un remolino colosal juntara todo y la Voluntad Divina quisiera que a partir de allí surgiera una gran revelación o apocalipsis que propiciara algo tremendo y a la vez revolucionario que fuera a cambiar todo, absolutamente todo, probable y eventualmente. Esta idea nueva recorrió gran parte del mundo antiguo y con el tiempo su germen se fue propagando a todas partes, aumentando su caudal con el paso de los años, impregnándose de más color, ardor y sabor con el aporte de nuevos ingredientes de todos los tipos, cualidades y orígenes. ¿Podría esta nueva idea, en esencia ecuménica, convertirse en Religión, pero a años luz de lo que las antiguas religiones fabricaron con hierro, metal y rabia? El Espíritu me dice que sí. ¿Podría este nuevo viento solar barrer con todo el mal y el abuso cometidos previamente? ¿Podría él unirnos de veras sin que tengamos que recurrir a las armas, los holocaustos? Tendría que ser un misterio de verdad, no una mentirita más, una ridiculez más, una cochinada más, una barbaridad más, una estanflación espiritual más, o un horror y sacilegio más, que nos hiciera perder la cabez una vez más, nos ilusionara y distorsionara, y finalmente nos idiotizara, aletargara y pusiera a dormir unas cuantas centurias o milenios más como si fuéramos momias y horendos espectros. Porque qué difícil ha sido poner los pies en la tierra y las manos en el cielo, como le dije años atrás a Alonso Gamero antes de partir para New Delhi en misión diplomática. ¡Cuánto ha costado llegar a este instante cuando estamos por alcanzar la transfiguración en masa!

Pienso que las bases del Nuevo Milenio (sin ataduras) se colocaron dos mil años atrás aunque las primeras visiones se dieron en tiempos de José, Akhenâten, Moisés, Nefertiti, Ay y el pobre corderito sacrificado de Tutankhamûn y de quienes siguieron y acompañaron a Juan el Bautista, Jesús, María Magdalena y José de Arimatea, sin olvidar a Apolonio de Tíana. Y como dije poco me importa si éstos y éstas eran de carne y hueso, plasma y espuma, fotón o partícula, etéricos o alucinógenos, visiones estroboscópicas o hologramas iridiscentes, frecuencias o pixeles. Poco me importa y en verdad que importa poco. El milagro funcionó, el premio se dio, el ambiente se ventiló. Se logró lo que parecía inverosímil, antes incomprensible y sobre todo imposible e incierto: dos mil años atrás hubo algo que reunió a cientos de miles de almas en varias partes del planeta, alrededor de Alejandría y Jerusalén, pero también en Mesoamérica, Bolivia, Asia Central, China, Mongolia, y en ciertas islas culturales en el norte de Europa. También en las 4 Esquinas de lo que hoy son los Estados Unidos de Norteamérica. Se plantó una semilla Triple AAA y esa buena semilla está emergiendo de la tierra negra que la albergó durante muchas centurias. Ahora llega el momento de que la semilla se vuelva planta y luego un árbol frondoso y frutal que pueda alcanzar el Séptimo Cielo. La Religión va a tocar nuestras puertas si las dejamos abiertas por supuesto. No puede entrar a nuestros aposentos y nuestra realidades si no le damos la bienvenida. Es un gesto de cortesía. Así de sencillo. Ella será como la brisa que viene a refrescar, acariciar y empujarnos. Dejemos nuestros miedos afuera, dejemos que ellos se transformen, los hemos cultivado demasiado y llegó la hora de que ellos se disipen y vuelvan de nuevo a su origen en el Aire pues son parte de él. Dejemos que casi todo en nosotros y nosotras se desvanezca, disuelva y desaparezca finalmente. Sólo debe permanecer lo que NO PUEDE MORIR, es decir, lo que ES LUZ Y REFLEJOS DE LUZ. No son meras palabras. Hablo de acción, resolución y extremaunción. Debemos convertir nuestros pensamientos, emociones, sentimientos, sensaciones y toda la parafernalia mental en luces, en cuerpos de luz, en emisiones de luz, en psiones. Es hora de que pasemos a la ribera de enfrente y eso significa que debemos dejar atrás gran parte de lo que hemos llevado a cuestas con tanto apego y sufrimiento y que nos ha doblado la espalda tanto que a veces pareciera que nos hemos vuelto hormigas y lombrices. No somos nada de esto. Nuestra esencia es lumínica. Fotónica. Electrónica. Es decir, somos la magnificencia del Espíritu que no se quebranta. El Esplendor de la Vida a su máximo grado. La Quintaesencia del Numen Divino. Somos todo eso EN POTENCIA y todo lo que no se puede expresar en palabras, imágenes y abstracciones. El Ser que anida en nuestro interior debe salir afuera, debemos darle libertad, dejarlo suelto, para que su brillo refulgente nos eleve hasta el Reino de Dios que mi amado hermano Jesús nos parafraseó tan a menudo. Quiero que entiendan esto: ha terminado una Ronda de muchas Rondas, una Etapa que debe enterrarse definitivamente, que cumplió su parte que no fue en vano. Sirvió. Eso es todo y ya es mucho. Es un abasto que se pierde en el infinito. Ha llegado el momento de que ustedes suban dimensionalmente, sin temor ni remordimientos, sin tardarse mucho más, porque si lo ansían con todo su corazón y lo atesoran no necesitarán más vivir y morir, morir para revivir, sino que ahora va a entrar como ya dije un nuevo viento solar que los impulsará, guiará y abrirá las puertas del Paraíso. Suelten. Suéltense. Pero para eso van a tener que dejar atrás sus vestimentas viejas y volver a ser como niños y niñan recién venidos al mundo. Deberán desnudarse y hacer el amor con todo el Universo. No lloren. No hay porqué llorar ni gemir. No más despecho. No hay nada qué perder. Dejen atrás su paquete, su rollo, hasta su bola de cristal, porque ya no hay más nada que buscar, adivinar e inventar, y cuando sientan que se van, sin tener que morir más, que reencarnar más, que parar su tráfico personal un tiempo más y otro más, busquen adelante, vean de frente, y serán lo que siempre, en sus momentos de mayor desdicha y desconsuelo, congoja y soledad, anhelaron ser: ¡seres incólumes de pura y bienaventurada luz sin igual! Y, si experimentan eso, la Navidad cotidiana, sabrán que ya no hay más Tiempo o Devenir. Sólo Fuente. Al fin habrán conseguido en un santiamén belleza y juventud, un presente y un don divino tan duro de conquistar antes cuando pensaban que lo hermoso y fresco no estaba en las flores que son ahora porque lograron despertar de ese sueño de millones de años que los tenía aprisionados, como clavados y pegados a un madero que no los dejaba para nada ni para reir a carcajadas. Dios os ama y Dios es nuestro Capitán Maravilla. ¡Que Âtén los bendiga ahora y de aquí en adelante! Id en paz y dejáos ir.

Es tarde, pasada la medianoche. Suenan los timbales. Vamos a entrar en el recinto sacrosanto del sol de medianoche donde reina mi querido Osiris con su camarilla de oficiantes dedicados a proteger, cuidar y asegurar una eventual recuperación a todas las almas que realmente desean evolucionar y prosperar. Ya estamos desmarcándonos del solsticio vernal cuando el sol llega a su máxima altitud diurna en el hemisferio norte para trasladarnos a un nuevo aniversario. Me contenta mucho saber que mi amigo Steve Jobs está mejor. Lo admiro enormemente. En fin, os deseo salud, fuerza y unión. Asimismo, una buena dosis de integridad, solidaridad, magnanimidad y genuina compasión. Nadie puede hacer por nosotros y nosotras lo que debemos realizar; pero juntos, con paciencia y perseverancia, iremos más rápido, más lejos y mucho mejor. Es cuestión de poner en práctica toda la sabiduría acumulada durante millones de años en diferentes partes del mundo y en un campo unificado altamente vibrante y acústico integrar todas estas energías poderosísimas, hacerlas más coherentes e integradas que nunca, subir el clima y la temperatura de comprensión y motivación a niveles y decibeles real y verdaderamente extraordinarios, que puedan ser asimilados y bien recibidos por grandes y chicos, sin discriminación de ninguna especie, para que el planeta pueda dejar atrás etapas superadas y francamente desfasadas y anacrónicas. Sé que es una tarea que necesitará esfuerzos sobrehumanos pero, caray, éstos son los únicos que nos pueden poner en la mira del UNO SIEMPRE UNO. Amor y Paz.

Caracas, 22-23 de junio del 2009

sábado, 20 de junio de 2009

¿Qué hubiera sido hoy de Akhenâten y Moisés? ¡Hubieran actuado!

Mosè di Michelangelo. El Moisés de la Basílica de San Pedro, guardando la tumba del Papa Julio II (una futura reencarnación de Moisés, por cierto). Escultura de Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564). Foto Fratelli D’Alessandri.
http://fr.wikipedia.org/wiki/Michel-Ange


En suma y en retrospectiva, sabiendo ahora algo más acerca de Akhenâten, sobre su carácter, gustos, creencias y misión de vida, si él estuviera presente entre nosotros y nosotras hoy día, ¿qué hubiera sido, qué profesión hubiera tenido, cuáles serían sus sueños y esperanzas, cuál sería su religión, en qué creería? Y, por otro lado, sabiendo ahora bastante más sobre el egipcio Moisés, ¿qué pudiéramos esperar de él, sería tan formidable y tenaz como lo fue 3.000 años atrás, cuando se enfrentó al imperio más grande de su tiempo? ¿Podremos hacer este sutil juego de imaginación y adivinación y trasladar a un místico profético y visionario del desierto egipcio a nuestro mundo moderno tan hostil, aparentemente estable, seguro y prometedor? Akhenâten hubiera sido un científico, seguramente un físico teórico y pragmático, un investigador a ultranza, sumamente preocupado por la perplejidad y preocupante inseguridad e incertidumbre que rodea nuestro mundo y orbe, nuestra frágil y pueril sociedad con una escala de valores tan hipócrita. Como a Akhenâten le llamaba la atención TODO lo que atañe al Sol, su uso y radiación, hubiera hecho más de lo que ya hecho el belga Patrick Geryl y harían humanistas sensatos y alarmados: se hubiera puesto a decodificar códices mayas, aztecas, nilóticos, celtas, chinos, aymarás, hopis, helenos, coptos, etc; ir hasta la NASA, Organización de las Naciones Unidas, World Bank, International Monetary Fund; tocar las puertas de Carlos Slim, Bill Gates, Steve Jobs, Rockefeller, Rothschild, Trump, Buffet, Morgan; entrevistarse con las cabezas reales europeas, la Masonería, Illuminati, Skull and Bones, Ivy League, Grupo Bilderberg, ODESSA; el budismo tibetano, bhutanés, japonés, Sikhs, Dragones Verdes, Mano Roja, Gran Hermandad Blanca, AMORC, Novus Ordo Seclorum; tocar las las corporaciones transnacionales e individuos de renombre, poder, influencia, arraigo, a nivel ovni, financiero, económico, industrial, militar, religioso, sociopolítico, científico, académico, intelectual, filantrópico, artístico, ambiental, el espectro todo, abierto y oculto, exotérico y esotérico, a ver si hacen algo.

Este Akhenâten moderno no hubiera podido quedarse de brazos cruzados esperando que los augurios y presentimientos se cumplan así no más y tres cuartas partes de la población de la Tierra se vayan a la mierda o pipote de basura y debamos regresar irremediablemente a la Edad de Piedra o de Cal, ¿porque qué harán, por ejemplo, con sus BMW’s y Hummers, putas, relojes Cartier, fincas, pieles lujosas y mansiones tropicales los chavistas boliburgueses, los multimillonarios de Dubai y Báhrein, las actrices de Hollywood, los mercaderes de órganos, menores de edad y mujeres desvalidas cuando vean cómo se pierden en un santiamén sus propiedades y carrotes negros o blancos de varios metros de largo, cómo harán los funcionarios y funcionarias que dirigen la Unión Europea y la OEA desde sus laptops en sus oficinas postmodernistas? Me hago estas preguntas porque me doy cuenta cada vez más que la mayoría de nuestros gobiernos están haciendo muy poco para enderezar los entuertos, acabar con la proliferación de armamentos y actos criminales propiciados por mafias, guerrillas, narcotraficantes y hampones oficialistas y de la oposición que en vez de aliviar tensiones y curar heridas lo que hacen es acuchillarse moral y físicamente y, claro, la Madre Naturaleza no puede permanecer impávida y debe reaccionar. Somos un planeta enfermo, desquiciado, desorientado, en estado crítico. Los terrícolas aún no se dan cuenta que algo anda muy mal en todos los países, océanos, polos y subterráneos, que muy poco se está haciendo para sanar al planeta enfermo que nos carga a todos y todas, ricos y pobres, buenos y malos, iluminados y enajenados, etc. ¿Cuántos lloran por las masacres de ballenas, delfines, focas y tortugas, por la pérdida de biomasa forestal? ¿Qué hubiera sido de Akhenâten o Moisés, qué hubiera hecho, al ver cuánta ceguera y sordera, cuán mal y poco analizamos, estudiamos, leemos y anotamos en nuestra libreta de apuntes importantes los códigos del Sol, la Luna, las Constelaciones y los Cometas? ¡Diosito mío, hasta cuándo deberemos padecer tanta inconsciencia, ignorancia, indiferencia, estupidez, egoísmo y oscurantismo? ¡Será que ya es demasiado tarde para un real arrepentimiento, una conversión en masa? ¿Será que ya tenemos los cables cruzados, los polos alterados, las fuentes de energía contaminadas, las neuronas quemadas, los bombillos hechos añicos! Sigo pensando que mismo si el 1% de la Humanidad se salva, el otro 9% (nunca paso de un 10%) quedará tan traumatizado y débil que será necesario, inevitable, impostergable, que las naves madres del espacio exterior vengan a nuestro rescate y apoyo. ¡Ni Noruega escapará! Porque, al fin y al cabo, la Tierra ingresará a un plano superior de frecuencia. La verdad es esa. La Tierra dejará de ser un reformatorio, penal, manicomio, hospital, clínica, cárcel, asilo y antro. Ya no resulta exagerado pronosticar y anunciar una Segunda Venida de Cristo o de muchísimos Khristos y Pãrvatîs, una Nueva Camada más a tono con los Nuevos Tiempos de Âtén. Contar con Ana Frank, Akhenâten o Moisés, la perra Lassie y Tarzán, y cualquier alma bondadosa que ame a su prójimo y su Dios, y se empeñe como el cantautor Yanni en darle la bienvenida a un Nuevo Planeta Tierra. Om-Shalom. Pax in Terris.

¿CUÁNTO Y QUÉ PODRÁ VER ESTE NIÑO QUE QUIERE TENER UN FUTURO RISUEÑO EN LO POSIBLE Y NO TENER QUE ANDAR SEMIDESNUDO, MENDIGANDO Y ENFERMÁNDOSE? ¿LO VA A LOGRAR ESTE NIÑO SOÑADOR E IMAGINATIVO DE LA INDIA? ¿SE LO PERMITIRÁN NUESTROS LÍDERES POLÍTICOS, ECONOMISTAS, FINANCISTAS, BANQUEROS, MÉDICOS, REPRESENTANTES Y EDUCADORES? ¿TIENE LA HUMANIDAD FUTURO? ¡TANTAS BARRIGAS QUE ALIMENTAR, VESTIR, CUIDAR, ALBERGAR, INSTRUIR!

¡TANTAS ARMAS LISTAS PARA MATAR, HERIR, ATORMENTAR Y HUMILLAR! ¡TANTA DEMENCIA SUELTA!



Celebración del Festival Anual de Holi en India. Cuando los demonios son espantados por los colores de la vida y quemados por el fuego con apoyo de los dioses y diosas. BBC News. 2009.


Caracas, 20 de junio del 2009, en vísperas de otro solsticio vernal boreal.

viernes, 19 de junio de 2009

En la primera letra y vocal reside el secreto del poder de la Religión

AAAAA
En la primera letra y vocal reside el
secreto del poder de la Religión.








El Faraón Akh-en-Âten lo supo, Moisés lo recalcó, y ahora Freud y Osman terminaron de analizarlo todo a fondo. Muy fino.


“El fondo histórico de los sucesos que han cautivado nuestro interés es, por tanto, el siguiente: Las conquistas de la dinastía XVIII han hecho de Egipto un imperio mundial. El nuevo imperialismo se refleja en el desarrollo de las nociones religiosas, si no en las de todo el pueblo, al menos en las de su capa dominante e intelectualmente activa. Bajo la influencia que ejercen los sacerdotes del dios solar On (Heliópolis), reforzada quizá por incitaciones asiáticas, surge la idea de un dios universal, Aton, que ya no está restringido a determinado pueblo o país. Con el joven Amenhotep IV (que más tarde adoptará el nombre de Ikhnaton), llega al trono un faraón cuyo supremo interés es el de propagar esta idea teológica. Instituye la religión de Aton como doctrina de Estado, y por su intermedio el dios universal se convierte en el Dios Único; todo lo que se cuenta de otros dioses es falacia y mentira. Con grandiosa implacabilidad resiste a todas las tentaciones del pensamiento mágico y rechaza la ilusión de una vida ultraterrena, tan cara precisamente a los egipcios. Con singular premonición de conocimientos científicos ulteriores, ve la fuente de toda la vida terrenal en la energía de las radiaciones solares, y adora al sol como símbolo del poderío de su dios. Se precia de su alegría por la creación y por su vida en Maât (Verdad y Justicia).

“He aquí el primero y quizá el más genuino ejemplo de una religión monoteísta en la historia de la Humanidad. El conocimiento más profundo de las condiciones históricas y psicológicas que determinaron su origen tendrían inapreciable valor; pero el desarrollo histórico se encargó de que no llegaran hasta nosotros mayores noticias sobre la religión de Aton. Ya bajo los débiles sucesores de Ikhaton se derrumbó cuanto éste había creado. La venganza de las castas sacerdotales que había oprimido se descargó sobre su memoria; la religión de Aton fue abolida; la ciudad residencial del faraón condenado por hereje fue arrasada y saqueada…La reforma de Ikhaton parecía ser un episodio destinado al olvido.”


Moisés y la religión monoteísta: tres ensayos, Sigmund Freud, Págs. 31-32, Librodot.com.


El Faraón Akhenâten adorando a IAOUE, el Ser Supremo en Rê-Âtén, fuente de vida y bien. Composición del Autor. Caracas. 2001.

Antes que mis lectores se zambullan en el océano cultural que les voy a presentar (que posiblemente los horrorizará) pues los va a sacar de sus casillas, como lo hicieron Sigmund Freud, Ahmed Osman, Wilhelm Reich y centurias antes los gnósticos místicos, cuando se enfrentaron a los dogmáticos Padres de la Iglesia, recomiendo que tengan presente lo dos ítems que siguen: información y conocimiento no son la misma cosa aunque sean dos caras de una misma moneda y ambas tengan su valor. Información es como conocer de memoria o instintivamente las señales de tráfico y conocimiento es saber qué puede ocurrir de transgredirse una señal de tráfico y cómo sacarle partida al vehículo que nos lleva de un lado a otro, cómo cuidarlo, apreciarlo y mantenerlo. Cualquiera puede estar informado, basta con aprender ciertos parámetros y memorizarlos. Pero el conocimiento es otra cosa por completo; puede conllevar a la sabiduría, la experticia, la superación, la madurez, el sosiego, la serenidad y la felicidad. No basta con leer un buen manual una vez u oir una canción en la radio una vez. Hoy día se cree equivocadamente que basta con informarse y saberse algunas reglas, recetas y puntos básicos para imaginar que ya lo sabemos todo, de la pe a la pa, que los caminos se abrirán de inmediato, que todo está arreglado y finiquitado. Craso error, porque el aprendizaje es eterno, los desafíos son constantes y la información jamás será suficiente. Siempre habrá una olla que llenar, una mata que regar, un dulce que probar, un animalito que acariciar, un maestro o una maestra que escuchar, un tiro que arreglar.

Segundo, no basta con leer un buen libro una vez solamente. Las buenas lecturas se repiten. Los párrafos, las frases y las palabras hay que analizarlas, estudiarlas conscienzudamente, dejarlas solas un rato y luego volver a olerlas y tocarlas para visitarlas y conocerlas en profundidad, en su intimidad, especialmente si se trata de un libro profundo de un autor que nos llamó la atención, con pensamientos fuera de lo común, porque una idea, un concepto, un hecho, una descripción, tiene siempre aspectos y ángulos que deben ser examinados con atención y no siempre podemos tener las neuronas funcionando a las mil maravillas, no siempre llegamos al corazón, al ser, al meollo, al templo secreto y refulgente. Toma tiempo. Por eso, tomen su tiempo, lean dos o tres veces el mismo libro, el mismo extracto, el mismo poema, la misma página, si es necesaria y hace bien, la misma explicación, para que su esencia, mensaje, perfume, son y color lleguen hasta vuestro interior y cerebro y toquen vuestro campanario por dentro, vuestro paisaje quizá feérico, mágico, brioso o salvaje, y para que ustedes puedan oir repicar estas campanas que los despiertan y vuelven más atentos y receptivos. De esta manera, la labor que tanto le costó al escritor la van a apreciar y agradecer más y mejor, porque los escritores, los buenos, y me acuerdo de Henry Miller y de Honoré de Balzac, corregían sus escritos tantas veces como era necesario hasta que las páginas a su juicio brillaran, resaltaran, parecieran cuerdas, coherentes y perfectas a todas luces y sombras. Creánme: escribir bien requiere muchísima atención, concentración y humildad, conocimiento de causa y efectos a larga distancia, leer y estudiar diccionarios y enciclopedias, textos de ortografía y gramática, estudiar las lenguas muertas además de las vivas, y por supuesto fijarse en los clásicos, los románticos y los futuristas, interesarse en y por todo, sin excluir nada, porque todo sirve, interesa, importa, vale, hasta los errores de imprenta, cualquier elemento es clave y puede disparar una idea, una imagen nueva. No sabemos a ciencia cierta si lo que nos parece una incongruencia nos ayude a prender un bombillo en nuestra central eléctrica personal ya que todo se comunica con todo en esta dimensión y en las otras. Nuestra existencia se hizo de tal manera para que sepamos esto, aprendamos, progresemos y mejoremos espiritual, psíquica, emocional, corporal y eróticamente, De este modo, ejercitaremos nuestra mente y sentidos para mantenernos vivos y chispeantes todo el tiempo que sea necesario. Estar alerta, despierto y despierta, es un sine qua non. Lean, es un placer, una necesidad.

Nuestra civilización se salvará si regresa, o más bien, si regresamos como un colectivo, cual sociedad evolucionada, civilizada y auténtica, al culto solar, al culto de la «energía de las radiaciones solares», como apuntó y describió tan bien Sigmund Freud en su última y extraordinaria obra, con argumentos sutiles, muy valiente e inteligentemente presentados, escrita y publicada no mucho antes de fallecer en Londres, en 1939, a poco de comenzar la Segunda Guerra Mundial por parte de una potencia totalitaria que quiso gobernar la Tierra y se llevó por delante con infinita crueldad a 6 millones de sus hermanos judíos: me refiero a Moisés y la religión monoteísta: Tres Ensayos, que recién leí en la internet aunque a toda carrera. Ya antes, por medio del penetrante historiador y erudito egipcio, Ahmed Osman, y otros autores, había sabido del libro que Freud, uno de mis maestros en la adolescencia, publicó contra viento y marea en una edición en inglés, contrariando muchas opiniones ortodoxas judías que trataron de influir para que su obra aún polémica hoy día no saliera a la luz. Para Freud Moisés no fue judío sino egipcio de cuna (aunque también es cierto que su abuelo materno, el célebre José de la Biblia, era un auténtico hebreo que llegó a Egipto en calidad de esclavo). El destino de innumerables grandes hombres y mujeres que se destacan parece repetirse: no son borregos. Gracias a Dios y a Âtén (y no a Amûn o Amén), que unos llaman y escriben Aton u Atón, en español y griego, y Aten o The Aten, en inglés y egipcio antiguo, Sigmund Freud siguió los dictados de su conciencia intuitiva e imaginativa. Todos estos nombres de la Divinidad, filológica, lingüística, fonética y semánticamente hablando, provienen de la ancestral deidad semítica Âdôn, que a mi juicio debiera llevarse hasta el nivel protosemítico, más o menos contemporáneo del protoindoeuropeo y el akkadio, hijo del sumerio, ambos antepasados culturales del religioso pueblo hebreo. Luego, con el paso de los años, después del patriarca Abram-Abrahán, los judíos decidieron ampliar el nombre original Âdôn añadiéndole el sufijo ai, y llamándolo Adonai, es decir, “Mi Señor” (el extraño personaje que me habla con señas o símbolos, se comunica conmigo con las manos), posiblemente a raíz de su contacto con los más civilizados y científicos egipcios, magrebíes y fenicios. Cuando los hebreos, exhortados por Akhenâten-Moisés, radicalizaron aún más su culto del Dios Invisible y prohibieron nombrarlo y representarlo porque era absurdo hacerlo, el nombre Adonai sirvió de puente. Así fue cómo la ancestral tradición atlante solilunar-andrógina-numérica-simbólica-absoluta-gráfica-vibratoria, traída de culturas antediluvianas entrelazadas, no se torció y permaneció más o menos pura y se hizo fundamental, substancial y telúrica. Esto es muy importante por cuanto así las naciones y los pueblos pueden conservar sus historia, su sangre, su origen toponímico, sus capas atmosféricas, su conexión con el Cielo.

Las palabras Adón, Adán, ADN y Apis (con el acento puesto en español que a su vez sigue la vocalización antigua de las lenguas árabes y semíticas) tienen el mismo origen, proceden de la misma fuente-raíz-sonido-noción-ion-impulso. Todas comienzan por la letra A, que corresponde al signo inicial o ancestral dl Zodíaco y la Eclíptica, la constelación TAURUS, sede de LAS PLÉYADES y LAS HÍADES y las estrellas Aldebarán, Rigel, Bellatrix, betelgeuse, etc. Todas cuatro las vincula el color ROJO y los elementos fundamentales del cuerpo humano y la vida: la SANGRE y el HIERRO. Hoy sabemos cuán fundamentales son para descubrir y señalar la identidad de una persona a nivel biofísico, bioquímico como astral. ¿Hay alguna duda de que el SOL, NUESTRO SEÑOR, no es en resumen y en esencia QUIEN REGULA NUESTRA VIDA? ¡Qué son los CICLOS DEL SOL, sus TORMENTAS y MANCHAS, sino una de las maneras cómo EL SEÑOR se contacta, relaciona, interactúa y fusiona con nosotros y nosotras? ¿No eran las manos que sostenían llaves florales y venusinas de vida –fértiles ANKHS- unas ANTENAS o KACHOS que Akhenâten y Nefertiti, los reales esposos amarnianos, dispusieron para que sus escultores los figuraran como rayos que emanan del disco solar, el ÂTÉN? ¿Por qué no ligar esta explicación con la atávica diosa PALAS ATENEA? Nuestro SOL y su sistema giran alrededor de las PLÉYADES. Por eso, una de las 4 Estrellas Reales es AL’ DABARAN (en árabe), QUIEN SIGUE a las PLÉYADES, LAS 7 CABRILLAS NATATORIAS. TAURO es clave a nivel de cultura y civilización, en Astronomía, Astrología, Cosmobiología y Mitología, al igual que ORIÓN, el CAN MAYOR y la OSA MAYOR, pues el Zodíaco comienza a 00º00’00” de TAURO. Estas 4 zonas del cielo, junto con SCORPIUS, BOÖTES, COMA BERENICES-VIRGO, HÉRCULES, CYGNUS, LYRA, LEO, DRACO, están muy ligadas a nuestro proceso evolutivo; pero este conocimiento místico-religioso y psicoanalítico no forma parte del Derecho Real de los gobiernos en nuestro mundo, demasiado profanos, peligrosos y desquiciados por tanta criminalidad, materialismo, conflicto, irreflexión y pérdida de memoria cósmica y tradición lineal. A esto habrá que añadir el grave problema ecológico y geofísico que pronto indispondrá a tantos de nuestros gobiernos, sus economías y aparato sociocultural.

Sigmund Freud en 1926, en Viena, su ciudad natal. ¡Todo un toro!
Foto inolvidable de Ferdinand Schmutzer. El padre del psicoanálisis nació en 1856 y murió en 1939.


El gran psicoanalista siguió adelante con sus ideas iconoclastas y revolucionarias. No me extrañaría saber un día que en una encarnación pasada Sigmund Freud vivió en la época de Akhenâten-Moisés, poco después o poco antes, y fue un alto sacerdote heliopolitano o amarniano. Al menos nos dejó una opinión que yo personalmente valoro y agradezco porque efectivamente dio en el clavo en varios aspectos aunque no en la cronología de la dinastía XVIII, rectificada por Osman; pero también, para ser justo, es cierto que existe una gran disparidad en las fechas establecidas por arqueólogos y antropólogos que discrepan en sus estimaciones. En el caso de Akhenâten hay que reconocer que en verdad fue un visionario, un fanático inspirado, que se rebeló contra el status-quo y se adelantó bastante a su tiempo en el plano ideológico, religioso y científico, como en el tratamiento realista y lírico de la estética, la decoración y la arquitectura que impregnó y humanizó su época y la sacó de la monotonía y la estatización. Y, si al profeta egipcio-hebreo lo mataron (su abuelo materno fue Yuya-José, el mismo hijo pródigo de Jacob-Israel, visir de dos faraones, Tutmosis IV y Amenhotep III, eso no me extrañaría en absoluto porque el faraón tuvo que sacrificarse para que sus ideas florecieran. Igual pasó después con Jesús-Josué. Quienes han leído la Biblia entre líneas ven su trágica muerte o asesinato preanunciada en los hechos turbulentos de su época egipcia como príncipe negreado por sus genes parcialmente judíos y luego cual faraón rebelde, franco, impúdico, extremista, insolente e iconoclasta. Nada debe extrañar ni sorprender: a menudo un reformador, inventor o genio, tarde o temprano genera resquemor, aversión, desprecio, envidia, sed de venganza, rabia y odio, incluso desde pequeño, como fue el caso de Akhenâten, nacido en 1395 antes de Cristo, que cambió su nombre para desmarcarse y serle fiel a lo que aprendió de los sacerdotes de On (Heliópolis) muy ligados con su madre y abuelo materno. Y pareciera que solamente viviendo, acabando y posteriormente resucitando de entre los muertos en vida podría la Humanidad alcanzarlo, comprenderlo y ultimadamente agradecerle su visión y amarlo, no sólo a él, a título personal, sino a otros y otras, como ha ocurrido en innumerables casos similares. Por eso, no se puede ser tan blando, laxo y suave como quisiera uno y resistir y ser valiente es tan importante como persistir, ser tenaz, perseverante y constante, paciente y resistente. A veces la muerte, el sacrificio, el desprendimiento, el desapego, el perder la partida son necesarios, hasta obligatorios, tienen su cociente de sabiduría y justicia, para que la semilla Triple AAA se hunda en la tierra, reciba el amor y la fuerza de Koré-Proserpina, pase al olvido por un período, legal y santificado, y luego, más adelante, con otras condiciones y ambientes, resurja, reviva, cual loto o nenúfar azul, fructifique y multiplique, y las nuevas generaciones, frescas y descontaminadas, conozcan con más objetividad y altruismo el sentido mensaje que recibió del Cielo y difundió contra viento y marea el Innovador, el Mensajero, el Ungido, que al fin y al cabo, no es sino el Servidor, un Kachifo Solar más.

Otra cosa. Resulta tragicómico, hasta irónico, desconcertante y sorprendente que precisamente hoy, tras el descubrimiento en 1922 de la tumba de Tutankhamûn por Howard Carter, la época pre-amarniana, amarniana y post-amarniana se haya convertido en casi la más famosa, más reseñada, más escenificada y fantaseada y seguramente la más polémica, discutida y original de todas las dinastías egipcias a tal extremo que la tumba del niño-faraón Tutankhamen es la más completa, intacta, lujosa y preciosa de cuantas han descubierto en el Valle de los Reyes y de las Reinas. ¡Por algo será! ¡Por algo el sepulcro y la notoriedad de este adolescente, que apenas reinó 9 años y murió prematuramente a los 19 años (edad solar, por cierto), eclipsó las de Ramsés II, Tutmosis III, Amenhotep III, Seti I, y otras celebridades que vivieron mucho más que él y nos legaron sin duda obras imponentes y espectaculares. ¡Qué no hubo al final de esta dinastía XVIII que tanto revuelo causó y sigue causando y cuyos efectos no se pueden atribuir solamente al factor suerte, accidente o capricho baladí, sino a la inescrutable y justa Rueda del Destino! ¡Qué despelote! Durante 3.000 y tantos años se ignoró, ocultó y borró con premeditación y alevosía, a como diera lugar, la corta, revolucionaria y última fase de la dinastía XVIII (que va del místico Amenofis IV, Amenhotep IV o Akhenâten al guerrero Horemheb, o sea, de 1378-1335 antes de Cristo, cuando Akhenâten, tras su boda con su media hermana, la exquisita Nefertiti, co-reinó con su padre y luego reinó solo durante 17 años en total, de 1378 a 1361, seguido por su hijo Tutankhamûn que reinó de 1361-1352, seguido de Ay o Efraín, su tío materno, hijo de Yuya-José, que reinó 4 años de 1352-1348, y posteriormente del vil y desgraciado de Horemheb que reinó 13 años, entre 1333-1304, y se ensañó, aupado por el infame nigromante sacerdocio amunita, con todo lo que creyeron e hicieron los amarnianos, desprestigiándolos y execrándolos de la memoria sacra egipcia, azotando a los israelitas y provocando las condiciones para el terrible Éxodo hacia el Sinaí, que liquidó esta gloriosa dinastía fundada por Ahmosis I, la cual vio la gloria de la faraona Hatshepsut y su amado Senenmut, el gran arquitecto iniciado en la lectura de las estrellas (en una vida pasada Senenmut fue Imhotep, otro gran Iniciado, y muchos siglos después San Joaquín, padre de María, madre de Jesús, y posteriormente el informado, sabio Leonardo da Vinci). Horemheb no tuvo descendientes. Tras él vino Ramsés I, un compañero de armas, y la dinastía XIX. Le siguió su hijo Seti I, otro militar. Durante el gobierno de éstos dos ocurrió el Éxodo. Sin poder llegar a la Tierra Prometida murió trágicamente, defendiéndose, el viejo guerrero Moses, Moshé (en hebreo), Mosis (en castellano), Musa (en árabe), el destronado Akhenâten, a manos del implacable y vengativo Seti I (1333-1304) que no le perdonaba la muerte desastrosa de su padre persiguiéndolo en su huída de Egipto al frente de su grey victimizada. Ahora la misión solar debe concluir, pero la Tierra Prometida ya no es más Palestina-Israel sino la verde aguada Guayana, el lar de Uruanna-Orión.

Todo estos sucesos, la implantación obligada del culto solar al nivel más abstracto, puro, directo, en el Aquí y el Ahora, que hoy nos suena mucho más familiar, primero porque comenzando por el siglo XIX y el siglo XX nacieron y surgieron una gran cantidad de espíritus y almas grandes, luminosas y muy avanzadas, que tiraron al suelo una pila de estereotipos que han tenido aprisionada a la Humanidad durante demasiados milenios. Cuando se lee retrospectivamente lo que se hizo allá en Egipto e Israel es para coger palco porque a pesar del fracaso aparente en pocas décadas se alteró para siempre hasta nuestros días el curso de la civilización y yo diría que de la Humanidad entera. Esto no es poca cosa. Y, no solamente eso, sino que el culto solar, puro, directo, nutritivo, reciclado, ecológico, fraternal, que heredaron tanto precolombinos como africanos, europeos y orientales medios, a través del legado quetzalcoátlico a nivel planetario que por poco logra consolidar y hacer que cuaje profundamente el culto y uso de la energía solar-astral y vibracional miles de años atrás (cuando se erigieron pirámides truncadas, escalonadas y rectas en distintas partes del mundo antes y después del hundimiento de Atlantis y Lemuria), sentó las bases de una nueva cultura global que hoy sabemos nos está conduciendo a una amalgama y fusión de ideologías, creencias y doctrinas, una sincronización, simbiosis, síntesis y sinergia que le está dando la razón a ese gran genio del sol que fue Akhenâten, así como a su bella compañera Nefertiti, pero también a todos y todas que los acompañaron y siguieron, y a los grandes sacerdotes y sacerdotisas de Heliópolis y otros centros mistéricos, como Abydos, Giza, Sais, Denderá, Éfeso, Biblos, Persépolis, y otras partes del mundo, fundados antes y después de Akhêt-âtén o Tell el-Amarna, en pleno desierto, bordeando el río Nilo considerado una Vía Láctea de santuarios y cámaras secretas de iniciación. En suma, la lucha es la misma de siempre, hasta que las masas despierten, los ignorantes, los feroces y los destructores se curen sus insanas ideas y torcidos sentimientos, y aprendamos a vivir en paz, estudiando y ayudando a la Naturaleza en su misión diaria.

Quizás sea necesario o al menos comprensible que los profetas o genios uranianos o uránicos, como Osiris, Thot, Akhenâten, Moisés, Juan Bautista, Jesucristo, Manes, al-Hallâj, Bruno, Cagliostro, Tesla, etc, y tantos surrealistas y dadaístas renegados y olvidados, se les considere perdedores, fracasos, locos de atar, desadaptados, irresponsables, díscolos, parásitos, ovejas negras, y cuanta barbaridad, vileza y calificativo sarcástico se les endilgue en vida, ataque y persiga cuanto sea posible para que al final se cansen por tanta lucha y mueran sin ver sus ideas y sueños tomados en cuenta y realizados. ¡Cuánto ha debido esperar Gurú Rinpoché! Sin embargo, la vida y el orbe dan muchas vueltas y es más que probable que cuando un fogonazo o resplandor deslumbra y resalta es necesario que pase un intervalo o espacio en la escala cromática y musical para que la longitud de la onda, que fue tan inusual, sea recibida, asimilada, degustada y no escupida, vomitada y pisoteada. Ni siquiera la fama puede ocultar los saltos cuánticos y volverlos asequibles al grueso de la sociedad en un santiamén que por re o fa, miedo y prejuicios, es floja, lerda, miedosa, y no siente necesariamente lo que un Beethoven oía incluso cuando se le creía sordo o lo que un Renoir veía cuando parecía que estaba casi ciego o lo que un van Gogh captaba cuando parecía que estaba más loco que una cabra. Pero, claro, siempre cabe un milagro o prodigio, un deus ex machina, un meneo de Chaitanya Mahâprabhu, para que súbitamente se prenda una vela, otras más en cascada, hasta alumbrar miles de kilómetros alrededor.

El genio, el del pensamiento relámpago adelantado a su tiempo, debe ser fuerte, espigado, recio, íntegro, puro, imaginativo, místico, resistente: no importa si los demás no lo entienden, basta que Dios que lo oye y ve todo lo tome en cuenta en sus brazos, lo abrace y bese dulcemente, le dé la fortaleza interna para seguir creando y dando todo lo que yace en su interior pues quien crea está al servicio de la Luz del Universo. ¡Radiante comunicación inalámbrica a lo Nikola Tesla, remember! Sólo eso vale. Además sirve para comerse una arepa con queso de mano, caraotas negras, aguacate y ají andino. ¡Acaso saben muchos que el inventor de la televisón terminó en la calle y el gran Rembrandt pasó por indigente antes de morir! ¡Hoy día son miles de millones los que ven la televisión de día y de noche y el pintor holándés acapara la atención de miles de turistas en muchos museos! Así que no hay mal que por bien no venga y a la final, tras tantos pleitos y discusiones, somos las manos extendidas del dios del Sol que desde la Eternidad, de sol en sol, nos irradia, prende, calienta y motoriza infatigablemente. ¡Gracias por ser informados en sus rutas al conocimiento cósmico! Vale. Cambio y fuera.

Caracas, a pocas horas del día de San Juan, tocando tambor y prendiendo una alegre fogata, para que el Sol abra los 144 caminos.

Ahmed Osman. Egiptólogo, historiador, investigador, sabio, conferencista, autor de varios libros polémicos y brillantes. ¡Gracias!
Web: http://ahmedosman.com/home.html

martes, 16 de junio de 2009

El Divino Código Genético. El ADN de Adán-Adón-Adonai-Adonis-Tammuz-Dumuzi-Atunis-Xochipilli-Teopiltzintli-Santo Niño de Atocha

adn ilm rbm: el Señor de los Grandes Dioses, en lengua ugarítica.
adn: maestro, patrón, en lengua ugarítica.

“El alfabeto ugarítico es un abyad cuneiforme que fue empleado alrededor de 1500 a.C. para representar gráficamente el idioma ugarítico, una extinta lengua cananita, descubierta en Ugarit, en la actual Siria, en 1928. Este sistema de escritura poseía 31 letras. Otras lenguas del área de Ugarit (particularmente la lengua hurrita) también utilizaban este alfabeto.

Las tablas de arcilla escritas en ugarítico constituyen las primeras evidencias de los órdenes alfabéticos levantino y meridional, que más tarde evolucionarían para dar los órdenes del hebreo, griego, y latino por un lado, y el del alfabeto amhárico en otra.

El sentido de la escritura en este sistema era de izquierda a derecha.”

Fuente: http://en.wikipedia.org/wiki/A-D-N

Si como aparenta ser ya en el idioma ugarítico, hablado más de 3000 años atrás, la palabra ADN significaba “modelo”, “arquetipo”, “plan divino”, “programa divino”, y estas tres letras combinadas y dispuestas de un modo preciso traducían una idea geométrica, vibración, frecuencia, longitud de onda, espectroscopía holográfica particular, como bien lo probaron Hertz, Faraday y Maxwell, estamos frente a un conocimiento que ciertamente proviene de la Noche de los Tiempos y ante el cual semánticos, filólogos, linguistas, biofísicos y antropólogos debieran unirse y llegar a un frente común de sabiduría y certitud. Yo también independientemente, cuando escribía mi muy ilustrado cuento iniciático y espacial, Kadonai: El Niño de Arriba (1986-2003), me llamó mucho la atención hallar las 3 letras trinitarias (ADN) en el nombre KADONAI, e igualmente las otras 3 letras trinitarias (ARN) en el nombre KARUNAI. Estos dos son una pareja, son compañeros, representan el núcleo del cuento alegórico; ellos simbolizan el nucleolo arquetípico y formador de la vida cósmica que vino al planeta Tierra desde el espacio exterior hace 37-26 millones de años, con Scouts gaseosos y etéreos y luego más densos provenientes de Orión, Canis Major y Ursa Major, aterrizando en el Macizo de Guayana y fundando la urbe interdimensional de Merutai al Zohar que ilustramos.

Kadonai y Karunai. El ADN/ARN amparados por el Sol del Pájaro Azul con pico de oro. Original de Marcelo Ávila. Supervisión del Autor. Caracas. 1996-1997.

Hace ya mucho tiempo que creo que no sólo los terrícolas sino casi todas las especies de vida en la mayoría de los cuerpos celestes descendemos de cometas, meteoritos, aerolitos, bólidos y miríadas de trozos estelares desperdigados por todo el cielo que vinieron solos o a bordo de naves voladoras y pegados como chicles a las vestimentas y utensilios de sus ocupantes sidéreos. En dos palabras, somos meteóricos o meteoroides, así como descendientes de parásitos, larvas, gérmenes, bacterias y microbios que lograron sobrevivir y adaptarse, y por tanto somos hijos e hijas del fuego, el aire y el éter central, el agua congelada, el plasma y el polvo cósmico que, debido a la fricción y la velocidad de la travesía supersónica, al chocar con la tierra y las aguas nos convertimos en vidrio, cristal, sólidos cortantes y granulados, fragmentos, arenilla, partículas y subpartículas atómicas sin fin. Y, cual rocas y piedras que viajan por el espacio interestelar y caen sobre soles, planetas, lunas, lúnulas, satélites artificiales y demás materias condensadas o en proceso de serlas y distintas capas atmosféricas, hemos portado todo tipo de semillas, fuentes, ondas y nidos de vida y amor que a la larga lograron producir y procesar sistemas de vida unicelular y pluricelular puesto que para que pudiéramos constituir focos de vida y fotones o cuantos de luz-psi vibrátil debimos almacenar agua pesada, dulce y salada en cantidades suficientes para que los espíritus de elementos como el silicio, amoníaco, helio, hierro, carbono, ozono, nitrógeno, oxígeno, antimonio, etc, pudieran sobrevivir y adaptarse a altas temperaturas, fricciones y tensiones inverosímiles y desconocidas, amén de aleaciones y mutaciones sorpresivas. Pienso que ya que el primigenio y/o divino código genético (88) tiene un origen interestelar, realmente intergaláctico, multidimensional, poseemos en nuestra sangre, neuronas, células, moléculas, ADN-ARN y aura buena parte de la esencia inmortal, inefable, fantástica y maravillosa del Ser Supremo de las Galaxias Unidas, Abrazadas, Interconectadas, Interactivas, Interdependientes e Interdimensionales. Si al menos un 5% de la población mundial -una élite- tiene una misión de vida y prende el supermotor de la superconciencia de su superalma, criada en las guarderías de una primorosa Divinidad, superará muchas pruebas, incluso la que enfrenta hoy la raza humana en este planeta en vísperas de una Gran Transmutación, y montarse sobre el lomo del pájaro azul de la Eternidad que, de permitirlo, la llevará a esferas altísimas que parecen increíbles, inimaginables, imposibles de alcanzar. Habrá que tener fe, mucha luz y conocimiento. Y aunque los pseudo-poderosos de la Tierra sean dementes y energúmenos no tenemos porqué seguir la corriente de su histórico plan macabro. ¡Rebélense! Crean en Dios que anida en Uds. y serán su propio Maestro o Maestra.


Caracas, 16 de junio del 2009, pocos días antes del solsticio de verano boreal y del solsticio de invierno austral. Ayer descubrí vía la internet al científico místico Nassim Haramein y vi de nuevo la página web del gran visionario que fue Nikola Tesla (1856-1943), el cual mereció de sobra haber ganado el Premio Nobel de Física. Cuando yo nací, menos de 6 meses después, sus partículas cósmicas cayeron en mi alma y la placenta de mi mamá. ¡Dios te bendiga, amado hermano de luz, la Tierra te debe su progreso actual y no lo sabe hasta qué punto!


¡Por un Adán o Adón iridiscente, fluorescente, fosforescente y radiante! ¡Por un ADN-ARN de 14 hebras de luz!

viernes, 12 de junio de 2009

Râ-Shalom. El divino principio indeterminado de la luz voladora

Râ-Shalom. El Rayo Central del Mesías. FUEGO 666. Hiperdimensional Oscilador Inalámbrico.
Signo de la Fuente Wizardry Text. Time Cycles Research.

El divino principio indeterminado de la luz voladora con un foco emisor creador y mutante que resuena y rebota eternamente en fases sucesivas rige nuestras variadas apariciones en distintos mundos y dimensiones. Este perpetuum mobile causa que nos sea imposible y hasta absurdo alcanzar la muerte o postración total definitiva. Somos una extática multidimensional dualidad onda-partícula que gira alrededor de interminables series de soles de distintos calibres, con expresiones diferentes, en sectores diversos y situaciones determinadas. Ello explica porqué nuestra inmortalidad es perfecta, descarta modificaciones abyectas, ya que se basa en una Ley y Máxima Moral: Gozo-Presencia Necesaria y Determinante para que el motivo de Dios fluya fuerte y libremente, sin interrupciones, potente, con absoluta claridad y transparencia, como pensaban Henri Bergson, Louis-Victor de Broglie y Nikola Tesla, sujeto a un Determinismo Místico anti-dogmático, sin prejuicios, que debe contentar.

Hay un Sol en el Centro de la Tierra.
Y esto no lo sé porque estuve en el Tíbet
me leí sus larguísimos libros enrollados
porque se escribió en el Libro de los Muertos
en el otrora Techo del Mundo
y en el Libro de los Muertos
que juzgaba Osiris con su fiel ayudante An.ubis
en el otrora Río del Mundo.
Lo sé por el Khristos-Âten
el Instrumento mediador de Râ-Shalom
el sensor-cordón umbilical flamígero de los Cielos
creado de la Nada por supermentes expertas
para memorizar la presencia eterna del Todo
alojado en el Centro de la Tierra
cerca de una corriente que no para de fluir
para corresponder conversar y reflejar
el Sol en el centro de su Sistema
fuera de la Tierra
en el interior de la hermosa Tierra.
Él es el Sol Negro que incluso brilla y refulge
de malo y bachaco no tiene nada
está ausente de toda impureza
sencillamente refleja condensa y nutre con fósiles e inmateriales espíritus guardianes
la Tierra igual a una Negra colmada de fuerza colosal y amor materno. Una Gran Tatá.
A la vez este Sol Negro resuena con el planeta gigante Nibiru-Mardûk-Hercólubus
o la enana marrón que se camufla y sirve de escoba y espada flamígera infrarroja y ultravioleta.

Arriba hay un ÂTEN resplandeciente y abajo un Khristos relumbrante
todo en pareja todo equilibrado como quiere Khepri.
Y quien esto entienda sabrá porqué hay que abrirse y erguirse
coger el remo para que la barca solar cruce y llegue a su destino de luz.
Veo pinos cipreses álamos y los pajaritos nos dan la bienvenida, ¿verdad, Ottorino?
Cada vez que una Ronda cesa otra emerge. Y cuando sucede los dos Soles se encuentran
cual almas gemelas que se abrazan y lamen los genitales hasta el paroxismo
arriba fuera y en tu interior adentro.
Mécelo. Para que sepas que tienes de sol de tierra de claridad y oscuridad
de amor e infinitud y debes combatir la desidia apatía abulia pereza indiferencia dejadez desaliño negligencia incuria y frialdad si quieres vibrar y descollar
y no parecerte a los esclavos prisioneros y muertos en vida.
¡Debes liberarte y reciclarte, eso hubiera instrumentado Sibelius!
Also spracht Zarathustra
.

Khepri. Khepera, Kheper, Chepri, Khepra, Señor Sol-Escarabajo, Señor del Alba,
Maestro autogenerado de los Ciclos de la Vida, de la Muerte y de la Resurección
. Antiguo Egipto.




Caracas, 12 de junio del 2009

lunes, 8 de junio de 2009

Tres percepciones a color del Khristos-Âten, un Instrumento de Râ-Shalom



dedicado a los músicos ingleses Moby y Ralph Vaughan Williams y al escultor rumano Constantin Brancusi

Arriba. Primer Modelo a color del Khristos-Âten. El Velón Refulgente de Seda.
Obra del Autor. Madrid-Caracas. 1994-2002.

Medio. Segundo Modelo a color del Khristos-Âten. El Pilar de Fuego.
Obra del Autor. Madrid-Caracas. 1994-2002.

Abajo. Tercer y último Modelo a color del Khristos-Âten. El Témpano de Luz.
Obra del Autor. Madrid-Caracas. 1994-2002.



Tres tomas del Khristos-Âten (un Instrumento de Râ-Shalom o Rayo Central del Mesías), el pujante cosmotelúrico falo meteórico enterrado en el segundo semestre de 2012 en el fulgurante Núcleo de la Tierra que salvará al planeta, porque esta última versión, la undécima réplica, u 11:11 de Hades-Perséfone (octava mayor del 11:11 de Hércules), será muy especial y poderosa, de más alcance que las anteriores, instaladas a lo largo de 6 mil millones de años, incluso cuando nuestra Tierra era la otrora Tiâmat que estalló en el aire en dos partes tras ser embestida por Nibiru en nuestra remotísima Protohistoria. En ese choque bárbaro nuestra actual Tierra quedó herida de muerte pero logró salvarse y recuperarse gracias a un providencial Khristos-Âten. Eso explica muchas cosas, entre otras el Paraíso Perdido que se desvaneció y se perdió en esa terrible catástrofe planetaria. Más adelante, en otros escritos, explico sobre estos distintos Khristos-Âtens, los agentes salvadores electromagnético-telúricos de nuestro orbe en diferentes estaciones de su proceso evolutivo a causa de sus conexiones por razones específicas con zonas determinadas del Cielo, según estudios realizados por los maestros arquitectos de la ingeniería y mecánica celestes, la ecología, la cibernética, la medicina taumatúrgica, la parapsicología, la noética, el arte, la luz, el color, el plasma, las vibraciones y las masas atómicas.

Pero sí hay algo que podemos adelantar. El undécimo Khristos-Âten será instalado en el tiempo de Venus, en el «Hueco de la Tierra», en 2012 ó 7.200 UV PAR, antes del segundo solsticio, con el fin de que el planeta no estalle en millones de pedazos y la vida en la Tierra pueda seguir su curso ascendente, a pesar de la conflagración solar, metalmecánica y electrónica que ocurrirá progresivamente y pueda que paralice nuestro modus vivendi. Sin embargo, la activación de este Khistos-Âten dependerá también de los terrícolas y sus élites más distinguidas, de lo que puedan hacer grupalmente con sus gustos, sentimientos, emociones, pensamientos, actos, auras psicotántricas y cuerpos variables de ondas físicas, químicas, biológicas, en comunión con elementos a su alrededor. En este sentido, sus líderes políticos, sociales, financieros, gremiales, industriales, comerciales, religiosos, científicos y culturales tienen la responsabilidad más grande, el peso más duro sobre sus hombros, y, si no contribuyen con su granito de arena a promover la paz, la concordia, la comunión y el avance en su mundo el planeta se les irá de las manos, explotará y se caerá a pedazos por no ser tomado en cuenta sincera y verdaderamente. Es automático. Debe haber un flujo y un contraflujo. Todo está interconectado, imbticado, es interdependiente, todo necesita de todo para funcionar eficiente y eficazmente, con armonía y alegría, urbi et orbi, en este mundo y en cualquier otro y ser atendido con amor, generosidad, ciencia y arte. Si sus respectivos fuegos interiores se pudieran conectar con el Corazón de la Tierra de un modo transparente, total, absoluto consciente, con alegría, desprendimiento, altruismo, proyectar y mandarle al actual Khristos-Âten, el décimo, instalado en tiempos de los primeros cristianos, y sobre todo al que viene muy pronto, en 3 años, buenas ideas, buenos deseos, votos y hologramas, buenas vibras, su amor más grande, seguro que este undécimo Khristos-Âten llevará a cabo su misión mesiánica, búdico-crística y salvadora (en combinación con Zeta Orionis, Al Nitâk, uno de los tres luceros del Cinturón de Orión, hacia donde será alineado el futuro cosmotelúrico falo meteórico por un período imposible de determinar por cuanto el nuevo Tiempo se calculará y homologará diferentemente, y luego se alineará en dirección de Arcturus). El Khristos-Âten es un extraordinario, poderosísimo, supersensible obelisco cosmológico, con fines astrofísicos, medicinales, integrales y culturales, que magistrales operadores intersiderales instalan para que un astro no se descuadre o desarmonice y permanezca ligado, en sintonía, con mentes preclaras y potentes de otros sistemas solares, galaxias, cúmulos y supercúmulos. La función de este faraónico obelisco cosmotelúrico y de cuantos obeliscos se erigieron en el pasado, en Egipto, México, Guatemala, Bolivia, Etiopía, Francia, Gran Bretaña, India, etc; de menhires, megalitos, agujas pétreas, metálicas, holográficas, en madera, es balancear y agudizar fuerzas y energías y acrecentar la sensibilidad y rata espiritual, psíquica y cultural de los habitantes y elementos en un cuerpo celeste de sus habitantes y elementos. Si la Tierra logró sobrevivir hasta ahora, se debe en parte a estos milagrosos artilugios instalados misericordiosamente por maestros y maestras extraterráqueas.

El próximo paso será llevar a la Tierra hasta la 4D y luego, pronto, hasta la 5D, con lo que el Paraíso volverá de nuevo a ser parte de nuestro lote. Durante este trance comenzará a revelarse la Nueva Era de Akuario-Leo. Un Muy Nuevo Tiempo y Espacio comenzará para la Tierra y sus lunas. Habrá un nuevo pacto y calendario. Todo será reformado y renovado. Seremos Maitreya. Habrá una nueva sociedad con planes y leyes sabias y modernas ajustadas al nuevo orden en los cielos. Nuestro planeta no será más un sitio de pena, expiación y calamidades, una caricatura, sino un centro de feliz y radiante irradiación tornasolada semejante al que poseen muchos cuerpos axiales celestes. Om-Shalom.

Despierta tu fuego interior. Gracias, Tony Moreno. Fundación Huellas para la Humanidad. www.huellas.com

Caracas, comienzos de junio del 2009, en el tiempo de los almacenes destapados, aireados, repletos de cacao, granadas, melocotones y aires de Jachaturián, que mi amado papá solía recorrer a sus anchas, con mucho gusto, estremecido por no poder comprender a su hijo rebelde que apostaba con todo lo que tenía por dentro y cual monje franciscano sólo sabía vivir de sus sesos, su dharma y su kharma. Amen a sus padres y ayúdenlos a comprenderse a sí mismos y a comprenderlos a ustedes porque encarnar no es cosa de poca monta. Atén siempre.