martes, 1 de diciembre de 2009

Tras las 3 Revoluciones Industriales hacia Grandes Cambios en la Tierra

El Modernismo. Saber que la Era Moderna arrancó con la irrupción e intromisión de Urano –y de la Nebulosa de la Aguja o NGC 4565- en el Inconsciente Colectivo del Planeta por medio de Herschel, al mismo tiempo que la entrada en marcha vaporosa o gaseosa mediante el invento de Watt, me parece muy significativo y revelador. Como bien saben los astrólogos y las astrólogas, el planeta asociado a la electricidad, y sobre todo a la electrónica y la informática, la energía suave, verde, nuclear, solar, eólica, geotérmica, hídrica, aeroespacial, etc, y lo que signifique invención, intuición relampagueante e inspiración, progreso, modernidad, novedad y genio es Urano. También al Sol se le asocia con la electricidad pero en el sentido de materia prima. Urano rige la mutación, transformación, conversión, digitalización, transmutación y aplicación en energía social y general. Entre Urano y Sol tenemos lo concerniente a la energía, poder y dinamo y la aceleración de partículas atómicas y subatómicas, como es el caso de los ciclotrones y la máquina de hadrones del CERN europeo que busca saber qué fue realmente lo que pasó tras el Big Bang (que para mí es sólo uno más entre muchos y que los científicos terrícolas aún no lo perciben de esa manera por estar atados a prejuicios y leyes desfasadas que serán vistas como inútiles cuando los hombres y las mujeres entiendan que el Gran Universo Total es eterno, en constante movimiento, un dilecto perpetuum mobile; o sea, muy, pero muy anterior a este pequeño segmento de universo y sistema solar que ocupamos ahora, el cual ha sido rebobinado, reiniciado, reciclado, más de una vez, siendo un apéndice del Gran Universo Total).























Benjamin Franklin (1706-1790). Retrato del pintor francés Jean-Baptiste Greuze realizado en 1777. Boulton y Franklin se conocieron en 1758 y en 1760 Franklin volvió a verse con Boulton. Ambos participaron en experimentos con la electricidad y el sonido. Esta amistad duró hasta que Benjamin Franklin murió en 1790 en Philadelphia, y arrancó poco antes de que un grupo de intelectuales se organizaran y oficialmente llamaran el Círculo de la Luna o Lunar Circle, aproximadamente entre 1760-1765, el cual catalizó el pastor y médico John Small en 1765. Ya Franklin era parte de este círculo de librepensadores buscadores de la Verdad y las Virtudes, filósofos prácticos, escritores y abolicionistas que miraban con ojos críticos la esclavitud reinante en las colonias norteamericanas y me atrevo a sugerir que la gente que trató en Birmingham lo impactaron e influenciaron enormemente. Con el tiempo la Sociedad se transformaría en la Lunar Society, cerca de 1775, por la intervención del médico William Withering. Pero la Sociedad de la Luna, como cualquier grupo, fue perdiendo el ímpetu y para fines de siglo las reuniones ya eran pocas. En resumen, puede mencionarse sin exagerar que cerca de 50 años, hasta que Matthew Boulton desencarnó en 1809 (Watt vivió hasta 1819), su interés en la ciencia experimental, la filosofía, el comercio, el diseño y la fabricación de cosas útiles (motores, botones, monedas, medallas, platería) y como capitán de empresa su sentido de justicia, honestidad y flexibilidad podrían servir de modelo a empresarios, funcionarios públicos y políticos. Fue tal su estatura comercial y cívica que el Banco de Inglaterra decidió hacer un billete nuevo de 50 libras esterlinas que lanzará próximamente con las figuras de Matthew Boulton y James Watt en el verso del papel moneda (ver arriba).


El Futuro. Si la Era Moderna comenzó uránica o uranianamente, a la manera de Urano, súbita, sorpresiva y espontáneamente, por una fricción, fractura, ruptura meteórica, o una brusca e inesperada iluminación psicológica, y/o una combustión gaseosa, quizás accidental, pero no casual o trivial, como le sucedió casi simultáneamente a Herschel y a Watt, miembros del mismo grupo de la Luna, puede que signifique que los anunciados Cambios en la Tierra (la Revista Haoma tradujo unos del inglés al español y los circuló entre 1968-1969) se desarrollarán por un proceso híbrido e interrelacionado cuyo origen, desarrollo, alcance y efectos parecieran ser cíclicos, interconectados y sincronizados con otros eventos. De repente, he hallado una conexión sutil (no conseguida antes porque la desconocía) entre hechos que sucedieron en la segunda mitad del Siglo XVIII y lo que está pasando y por pasar muy pronto en esta primera mitad del Siglo XXI. Estaríamos hablando de un período de máximo 250 años aproximadamente donde, de nuevo, pero a una escala superior algo importantísimo y clave, a nivel celeste y telúrico, va a suceder o ya está sucediendo y la mayoría no se ha dado cuenta. ¿Qué gases, qué calor, cuánta adrenalina surgirá del fondo de la Tierra y producirá una combustión gigante haciendo que el vapor ponga en marcha varias máquinas o motores simultáneamente –pues la reacción de Urano es en cadena? ¿Qué grupo, hermandad, gremio o asociación de gentes se va a constituir ahora o ya está constituyéndose, por ejemplo, entre terrícolas y extraterrícolas? ¿Por qué no? No vamos a redescubrir a Urano, eso ya pasó, vamos a descubrir uno o varios fenómenos celestes y esta vez es posible que sean anunciados por cometas, meteoritos y meteoros de verdad que aparecerán en los lentes telescópicos y quizás un cuerpo celeste en especial, un Urano más considerable, que nos va a impactar y cambiar la vida, igual que cuando apareció Urano (Libertad, Igualdad, Fraternidad) en el lente del telescopio de William Herschel. Como nada se repite enteramente en el Universo, el Megacosmos del 1 o Uno (una serie de espirales movedizas en forma de montañas de luces en direcciones opuestas), pienso que ahora la revolución general (industrial, tecnológica, sociocultural) en puertas será mundial y simultánea, terrible y desproporcionada a ratos, pero por otro lado traerá y coadyuvará a que se cree una revolución mental, espiritual, física y ecológica como no se había visto nunca antes desde que los gigantes de las estrellas vinieron a interactuar con mujeres medio simiescas miles y miles de años atrás. Esto no lo pongo en duda y más ahora cuando me acabo de enterar de la pléyade de lumbreras que pasaron por Inglaterra, alrededor de Birmingham y lugares aledaños en la segunda mitad del Siglo XVIII, mientras Francia y los Estados Unidos de Norteamérica, copiando porciones de la sabia Constitución Iroquesa de las Seis Naciones, comenzaron a liberarse y tender puentes al futuro. Pero ahora la revolución irá más lejos y esta vez contará con la presencia de una pila de extraterrícolas que ya están acá trabajando callada y silenciosamente para ayudar el parto de luces de este planeta azul y excepcional.


El proceso será doble y con octavas mayores: uno, magnético y electromagnético, mutante, repentino, violento, tormentoso, desestabilizador, explosivo, liberador (Urano-Sol), intensificado más ahora por el tránsito de Neptuno en Aquarius que será largo y tendido y durará hasta el año 2023; y dos: vaporoso, caliente, dinámico, porque deberán liberarse del interior de la Tierra gases y elementales comprimidos, aprisionados, y esta fuerza descomunal traerá muchos movimientos y desplazamientos telúricos, igual que cuando el invento de la máquina de vapor puso a rodar trenes, navegar barcos, rodar carros, mover gentes, mercancías, animales, plantas, piedras. La diferencia estriba en que es la tierra misma que será empujada y trasladada ahora. La corteza terrestre podrá moverse o ser movida por el poder ígneo dentro de la Tierra. Y los polos geográficos y magnéticos también, así como cambiaron o se crearon nuevas polaridades cuando la electricidad comenzó a generar los motores de antaño, producirán desconocidas polaridades. Si esto sucediere, puede pasar lo que vi en 1962: habrán apagones que durarán muchas horas y esto conducirá al pánico y el caos general, porque es inevitable que si cambian los ciclos, las frecuencias, y las oscilaciones geomagnéticas se intensifican por reacción en cadena y las plantas eléctricas, nucleares, eólicas, solares, etc, dificilmente queden inmunes e inalteradas, colapsen y se incendien o apaguen por cortocircuitos, sobrecargas, averías, etc, y donde hayan fuentes termales y géyseres, como en Islandia, y volcanes o escapes de gases, como en el Pacífico y la Costa Oeste de los EEUU y Canadá, América Central, la cordillera de los Andes, la costa caribeña de Venezuela y el Mar de las Antillas se produzcan erupciones volcánicas y sísmicas y hasta maremotos. Es difícil que las cosas permanezcan sin alterarse porque el planeta es un red de placas tectónicas, interconexiones sísmicas y volcánicas o cordones de fuego y fisuras. Ciudades como Los Ángeles, San Francisco, San Diego, Ciudad de México, Antigua, Managua, Panamá, Caracas, están en peligro. Cuando alguna de las islas caribeñas se mueva, junto con los Andes, antes o después, Caracas estará bajo fuego cruzado telúrico y acuoso y se cumplirá la profecía y visión del barón de Humboldt. La represa del Guri podría anegar Puerto Ordaz y Angostura. Si las repercusiones y ondas de expansión penetran suficientemente a Caracas y el mar atraviesa el Ávila la ciudad se salvará sólo arriba en el sureste, el mar llegará más allá de Prados del Este, hasta El Peñon, no invadirá La Trinidad, y dificulto que el Gobierno actual (si no desaparece antes) esté en capacidad de cuidar a los caraqueños y caraqueñas como debiera porque está gente en verdad que no trabaja para el Bien sino para el Mal y son pavosos. Este último decenio y pico ha retrasado al país y me temo que el período de reconstrucción, sensatez, unión y fortaleza será largo y difícil. Una calamidad que seamos gobernados por gente tan ruin y cruel. No he visto el mapa de Venezuela como quedará en el futuro a mediano plazo (100 años) pero hice el mío para Caracas en 1973 y por lo que he recogido gran parte de Venezuela desaparecerá por una u otra razón. El futuro está en el Sur como he dicho mil veces, pero en el Macizo. Brasil sufrirá, los ríos subirán, y el peligro viene por el Atlántico para toda la Amazonía y el delta del Orinoco. Tampoco todo lo que dice Patrick es exacto en un cien por ciento. América del Sur será recortada aquí y allá y fracturada en dos porque es posible que, como en tiempos de la Lemuria, el Pacífico se comunique otra vez con el Atlántico vía el Amazonas. Los hermanos que hicieron el blasón del Estado Bolívar eran clarividentes; sin embargo, habrá que cooperar con la Naturaleza para que la gente que se refugie allá no muera de hambre, sed, insolación, se pueda guarecer y vestir y proteger del gran cambio climático porque “nevará en toda Venezuela”. Pasaremos por momentos peligrosísimos pero si nos unimos en un frente común llegaremos a la otra ribera. El hilo de Ariadna nos salvará y guiará a buen puerto y habrán suficientes naves voladoras para llevarse a quienes deban ser rescatados y puestos en hibernación suspendida. Quienes se queden deberán ser prudentes en los refugios y ser muy fuertes filosófica y materialmente. En otros escritos doy más explicaciones. Es una pena que nuestros gobiernos hayan sido excesivamente mediocres, ignorantes, corruptos y frívolos, y en su estupidez e indiferencia se hayan olvidado de millones de seres que deberían ser su responsabilidad, custodia y salvaguarda. Por eso, es menester un Gran Kambio social, moral y político que enderece otra vez los asuntos del país y del orbe, urbi et orbi.


Los Cambios en la Tierra son y serán de corte mixto y afectarán inevitablemente a todo el planeta, aunque de maneras distintas, fuera, dentro y en su superficie. También quedarán afectados nuestros cuerpos, ADN y ARN, los campos magnéticos solar y lunar, hasta la ionósfera y la exosfera. Hay que estar muy atentos a la fotoionización por cuanto este Ciclo 24 puede perforar y erosionar nuestro escudo magnético terrestre. Esta es una de las mayores preocupaciones de los ingenieros, ecólogos y astrofísicos extraterrícolas: salvaguardar la biodiversidad y biosfera terrestres. Es casi inconcebible reconocer a estas alturas cuán ciegos, sordos, mudos y patulecos son los gobiernos de la Tierra (Bhután es una excepción); y cuán ilusos siguen siendo tantos comerciantes, industriales, granjeros, ejecutivos, vendedores, artistas, funcionarios públicos, economistas, periodistas, banqueros y corredores de valores y de seguros. Pareciera que no se dan cuenta de la tempestuosa marea que se les viene encima. No crecen por dentro, no se tornan más cuerdos, inteligentes, sensibles, intuitivos, altruistas, compasivos, condescendientes, generosos, probos, serviciales. Siguen agarrados y obstinados con sus capitales y montañas de papeles y títulos-valores sin darse cuenta que van a venir otras burbujas y calamidades que sacudirán los cimientos de la economía mundial porque sencillamente el equilibrio y la comunión con la Madre Naturaleza se rompe cada vez más y somos incapaces de ver que todo se relaciona entre sí y hay que ponerle un parado a la avaricia, la codicia y la explotación de los más débiles y sufridos como lo señalé mientras escribía en 1964 La Máscara Mística de Yeso Espectral. Shanghai y Beijing crecen a ritmos galopantes pero el polvo, el cemento y la contaminación desmedidas no perdonan. Deben cuidarse. ¿Qué harán cuando el mar se eleve y los ríos se desborden, cuando la niebla de lluvia ácida los comience a asfixiar? ¿Qué harán otros países que parecen vivir en la luna cuando debieran pisar tierra y parar este suicidio en masa de miles de millones de almas que en poco tiempo no tendrán cómo satisfacer sus necesidades básicas? Siempre pensé que debemos llegar a un solo gobierno mundial, sin fronteras, alcabalas, alambradas de púas, que ponga orden en este caos reinante y endiablado que nos circunda. Basta leer la prensa para darse cuenta de lo egoístas que son la mayoría de quienes ejercen cargos oficiales o gubernamentales. Tomemos la fecha de 1781 cuando William Herschel redescubrió al planeta Urano. El período de órbita de Urano alrededor del Sol es de 84 años aproximadamente. Tras 3 períodos de Urano, a partir de 1781, llegamos a 2033: 1781+84=1865+84=1949+84=2033. Consulten los libros de Historia y la Enciclopedia Universal y comprobarán lo reveladoras que son estas fechas. Para 2033 habrán pasado cosas tan fuertes, revolucionarias y estremecedoras que dudo que para ese entonces Wall Street sea todavía el centro mundial financiero, Dubai esté repleto de condominios y hoteles de increíbles lujos y la selva amazónica peruana, venezolana y brasilera esté siendo arañada salvajemente por buscadores de oro, diamantes, madera, guaraná, casiterita, hierro y uranio.


Divina Providencia. La inconsciencia debe frenarse, seguir reproduciéndose como conejos, tapar a las mujeres de la coronilla a los talones como prescribe el Islam, es retrógrado, primitivo, inhumano. No sé cómo algunos no se dan cuenta de esta incongruencia: queremos ir a Marte y en Dinamarca y Canadá matamos a palos a bebés focas indefensos. Cane Mondo! Es imperativo que nos revisemos y liberemos, estudiemos las técnicas de Sri Lahiri Mahãsaya, Sri Yukteswar Giri y Pãramahãnsa Yogãnanda, las investigaciones de Abraham Maslow, absorbiendo con inteligencia e imaginación la sabiduría que trajo de Oriente el Maestro G.I. Gurdjieff, emulando a la Madre Teresa de Calcuta. Quisiera que algún día un buen y religioso gobierno dirija a Venezuela, sea un grupo de gentes muy distintas a las que están actualmente en sitios de tanta irresponsabilidad y prepotente influencia que hayan logrado superar sus odios y rencores personales y crean a pie juntillas en el honor, el amor y el servicio al prójimo. ¡Ese día vendrá, viento, truene o relampaguee, mismo si los mundos del planeta suenan como maracas! OM.


Caracas, entre jueves 26 y lunes 30 de noviembre del 2009, con San Andrés de Alba del Reino Unido

1 comentario:

ARTUS dijo...

DE adonde sacas tanta estupideces para decir al mismo tiempo?....