domingo, 23 de marzo de 2014

Somos vampiros y necrófagos. Amamos el Mal. Lo que degrada, envilece, desolla. Somos patriotas al servicio del Anticristo. ¡Los vamos a joder, carajo, a menos que nos paren en seco y nos saquen del planeta definitivamente!


Caminaremos sobre los muertos, heridos y multilados, porque de eso vivimos: ¡somos vampiros y nigromantes! ¡Creemos en los paleros que comercian con el Mal y el Horror y nos deleita asesinar!

En distintas ocasiones he dicho en este trabajo que al analizar de un modo imparcial y objetivo una figura, un tema, un suceso, una idea, sabiendo que nada en este mundo (y en los demás) sucede por azar, casualidad o extemporáneamente, sino por un determinismo cosmológico y divino, llegué en varias etapas a la esencia del símbolo ò para Metis, que podemos leer en las páginas 55-56. Cuando abordé a Metisò en aquellos meses de 1995-1996, mientras estructuraba las primeras páginas del Manual, hice acopio de la mitología, el teatro, el arte y la filosofía griegas, comparé religiones, estudié más a Nietzsche, Swedenborg, Novalis, Fichte, los poetas ingleses, como Keats y Shelley, los místicos transcendentalistas, a William Shakespeare, y cuanto encontraba de interesante, inspirador y multifacético en la internet, que tampoco estaba tan adelantada como lo está hoy. Pasaron los años, seguí analizando y desmenuzando a Metisò, PalasP y Ateneaâ y gradualmente se fue formando en mi cabeza una imagen mucho más polifacética, compleja y fantástica que la obtenida mayormente por el estudio y la intuición y gracias a mi imaginación efervescente pude completar lo que otros y otras no habían visto y estimado todavía. Fue muy provechoso y potente lo que aprendí en la India de Erich Neumann y los demás autores de las escuelas junguiana, freudiana y reichiana. Indudablemente el tema es vasto y tentacular y se enraiza con algunos movimientos políticos e ideológicos de corte inglés, germánico, ario, tibetano y brahmánico. Esto no lo he olvidado, lo aplico siempre al abordar un signo, un símbolo, una figura fuera de lo común. Los ideogramas son rapidísimos, aceleran la comprensión.

Pero sucedió que una serie de eventos que se desarrollaron entre 1999-2000-2001, terminando el Manual, me impactaron hondamente y mi visión de Metisò se modificó, alborotó y agrandó. En los últimos años, después que armé el blog, en otoño de 2008, mi apreciación de los vasos comunicantes entre Cielo-Tierra se agudizó sustancialmente, tras pulir la última parte más simbólica y esotérica del Manual, y fue en ese entonces y sobre todo desde 2011 en adelante que me di cuenta que lo que descubriría acerca de la vesicula piscis también tenía que ver propiamente con Metisò y su significado oculto a nivel médico, psíquico y filosófico, como social e histórico, hasta astropolítico. Haber descubierto el mágico polvo blanco u oro blanco alquímico, la famosa piedra filosofal que mencionaban alquimistas como Nicolás Flamel, a nivel mental, espiritual y sutil o abstracto me dio a entender que nuestra civilización terrícola había emergido de la Prehistoria, también de la Protohistoria, a consecuencia de una serie de factores genéticos interdimensionales que no aparecen en los libros comunes y corrientes de Historia, Arqueología, Antropología y Geología o se extraviaron y perdieron en un momento dado, posiblemente en uno de esos incendios, inundaciones, saqueos, profanaciones, golpes de estado, desastres, calamidades y cataclismos que han azotado y asolado periódicamente al planeta y su errático devenir. Hay muchas lagunas en nuestro conocimiento acerca del Hombre, el Homo habilis y el Homo sapiens sapiens y los pasos que debieron dar nuestros lejanos ancestros antropoides y humanoides para devenir los homínidos preseleccionados de los cuales descendemos mal que bien. Ni qué decir tampoco de civilizaciones perdidas y desaparecidas que nuestros profesores, autoridades e investigadores rechazan y desdeñan a causa de su miopía intelectual y estereotipada, dogmas y prejuicios que no los dejan quietos y ponen a razonar. Pero como para mí el verdadero conocimiento no proviene de las nociones, ideas y conceptos comunes y corrientes que son parte del día a día de nuestras universidades, escuelas y grupos enquistados, que se creen sabelotodos y por encima de cuanto se sabía dos mil años atrás antes del cristianismo, antes de que se dividiera la Tierra en Occidente y Oriente, Norte y Sur, y se creyera que la religión y el saber apenas tenían una duración de 8.000-10.000 atrás ó 12.000 años a lo sumo, no me preocupo demasiado por la falta de universalidad habida pues sé que no es posible profundizar suficientemente en el pasado remoto de la civilización humana y por consiguiente más vale no dejarse obnubilar o confundir por las mentiras y falsedades que se repiten y repiten de manera idiota y fastidiosa. Nuestra 3D es rancia.

Y, si vemos que los terrícolas en general desconocen o no quieren saber que hay otros cuerpos celestes habitados, algunos de paso sumamente adelantados y liberados, resulta entonces una quimera o distracción convencer, demostrar, probar que hemos sido aleccionados, socorridos, hasta dominados y esclavizados en varias instancias por civilizaciones extraterrestres malévolas o visitados y educados por maestros y maestras bondadosos e iluminados venidos de otros mundos que nos toleran por compasión y quieren instruirnos y civilizarnos.

En consecuencia, hasta ahora sigue habiendo mucha ignorancia y yo diría que un gran desconcierto, mucha incredulidad, rechazo y negatividad por parte de innumerables científicos y políticos y conocer la verdad, la realidad de nuestro cosmos, sigue siendo una tarea difícil y no excenta de perplejidad, asombro e ingratitud, porque además vivimos en un mundo complicado y hostil donde todavía demasiados humanos no aprenden a vivir en paz unos con otros y siguen sin entender a cabalidad lo que grandes seres les han querido enseñar y revelar una y otra vez. Seguimos anclados o atornillados a ideas desfasadas, irracionales, hasta estúpidas y necias, no sabemos elegir correctamente a nuestros líderes y representantes, no elegimos a los mejores, preferimos que tiranos y déspotas manejen nuestros asuntos y nuestra incapacidad, ineficacia e ignorancia son tan grandes que creemos de verdad que lo mejor y más productivo es practicar el mal: hacernos la guerra, armar conflictos, dividirnos, matarnos, herirnos, torturarnos, quemar y destruir nuestros lugares y sitios de recreación. ¡Qué se puede esperar de una Humanidad empecinada en autodestruirse, atomizarse, desaparecerse o mutilarse! ¡No mucho! ¡Qué se puede esperar de un país como Venezuela con una larga lista de gobiernos y dirigentes mediocres, nefastos, sepultureros, con manías viles, persecutorias, psicóticas y psicópatas, degradantes y sadomasoquistas, que al igual que tantas otras poblaciones en el mundo han practicado la ‘tierra arrasada’, la ‘tierra quemada’, el robo y el latrocinio, como manera de sobrevivir y destruir a sus enemigos y adversarios! ¡Un país que en los últimos años de desgobierno castrochavista, totalitario, esclavista y fanático se está cayendo a pedazos porque todavía su juventud, que está pagando por los platos rotos de sus padres, madres y familiares -la anterior generación que la ha hundido y confundido, manipulando su historia, genealogía, disfrazando sus metas, sobornándola, mintiéndole, descalificando y enlodando sin miramientos, enarbolando el credo comunista que no cree en nada elevado- quiso entregarse al demonio y anticristo de Hugo R. Chávez Frías sin pensarlo mucho, es asesinada, torturada, emboscada y ultrajada, y no se da cuenta que la mayoría de su población anda más perdida que nunca, aferrada a un masoquismo rampante que la autosabotea y autotorpedea, y no se decide a sacar fuera del planeta de una vez por todas a sus verdugos y verdugas por estar amordazada mental y socialmente! ¡No mucho!  Meses atrás pensé y lo escribí que podríamos quizás moderar, limpiar, purificar, cristificar el medio ambiente social y político pero ahora, a estas alturas, ya no es posible. Los chavistas se pasaron de la raya. El baño de sangre que había previsto tiempo atrás hace imposible una cohabitación, una unión modesta, una reconciliación y reunificación cordial y evangélica. Va a pasar lo que nunca quise que fuera a ocurrir en mi país que debe cumplir una gran misión a nivel general. La llevará a cabo, eso sí, pero tendrá que ser mediante un gran sacrificio, mucho dolor y sufrimiento, porque pareciera que pocos entienden el grave problema de Venezuela: un caos generalizado, un cáncer que hace metástasis que la corroe a nivel individual y colectivo que se lo inyectó el maligno chavismo y en primer lugar su palero mayor, HRCF. Un día se sabrá hasta qué punto cayó enferma la patria amada. Los pueblos tardan en corregirse y demasiadas veces cometen el mismo error patibular, se echan encima el mismo pavor, la misma mierda y mugre que los confunde y sonsaca. Los vampiros, súcubos e íncubos, los Empaladores y Nosferatus desvergonzados y desbocados que la están mutilando deberán ser vencidos con mano de hiero y acero, con uranio mental y oro espiritual. No puede haber contemplación. No vale la pena, de nada sirve. Hay que enterrarlos con una estaca de plata en el corazón y dar sus restos a los zamuros. Así como llegaron al poder por las armas tendrán que irse también por las armas. No nos hagamos ilusiones, pongamos los pies en la tierra. Plomo parejo.

La Tierra pueda que disfrute en algunos casos de avanzada tecnología pero en el fondo nosotros, sus habitantes, en grandes proporciones, seguimos siendo, pensando y actuando como saurios humanos que no tienen idea de lo que es vivir digna, racional y hermosamente. ¡Qué horror! Esto es lo que a los terrícolas les hace falta tener: ¡una aureola, un halo o nimbo, un anillo de fuego, una liberación por la danza y el movimiento, mostrar lo bueno que es vivir y ser bueno de corazón, sin hipocresía y doble discurso, sin palabras que se las lleva el viento y nos ponen a dormir como nenés dementes sobre montones de calaveras, igual a como se pinta a Maduro al inicio de este escrito! Todo es bumerán, eco, reverberación. Nadie está eximido de la ley cosmológica. Ni siquiera los venezolanos, cubanos, nazis y estalinistas. El determinismo científico o filosófico no es patraña. Que se sepa o no se está purgando y reciclando el planeta y Venezuela no es una excepción a la regla. Pagarán quienes han baleado nuestros sueños, almas e ideales. ¡Que circule la guadaña!

Caracas, Nueva Jerusalén, domingo, 23 de marzo de 2014.

Hueco negro. Uno de los pocos microquásares galácticos. Perteneciente a la estrella binaria GRO J1665-40 en la constelación de Scorpius. Esta imagen de la NASA salió el mismo día que se publicó esta entrada. ¡No es casualidad, es causalidad! Foto Hobart 960.jpg

No hay comentarios: